Calidad versus patrimonio de las universidades

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Diarios Regionales 03 09 2017

Un interesante análisis de Moody’s Investors Services sobre la segmentación de las universidades y colleges de los EE.UU. muestra cómo “las ricas y famosas” (privadas) se hacen cada vez más ricas y atractivas de postulantes con recursos, y las universidades estatales se hacen cada vez menos accesibles a residentes locales por la necesidad de captar estudiantes pagantes que vienen de otros estados, para poder financiar su desarrollo ante los recortes de los recursos fiscales (Three worrisome trends in U.S. higher education, Jeffrey J. Selingo The Wasihngton Post, June 16, 2017)   

Esta concentración de recursos por pensiones, donaciones y contratos de las universidades  privadas líderes van debilitando las posibilidades financieras de las universidades menos reconocidas que inevitablemente caen en captación de estudiantes pagantes (40% tienen menos de 1,000 alumnos) y con ello viven con déficit (1/3 de todas el año pasado) que lleva a recortes en la tarifa real (por los descuentos a estudiantes menos pudientes) todo lo cual que reduce calidad y servicio (con campus que se hacen viejos). 

Combinadas las 20 universidades privadas más solventes tienen activos de 250,000 millones (70% del total universitario) y captan anualmente mucho más recursos que las que tienen menos activos, pese a que las más ricas no han crecido mucho en su número de estudiantes que disfrutan de los beneficios de tal patrimonio 

Un par de docenas de universidades públicas líderes tienen el 40% del total de estudiantes de pregrado provenientes de otros estados y otras 11 más del 50%, según informa la fundación Jack Kent Cooke. El estudio muestra que los estudiantes que vienen fuera del estado tienen menores promedios académicos en el colegio secundario en comparación con los postulantes del estado pero vienen de familias más acaudaladas. Muchas de esas universidades se han convertido en operadores financieros con sistemas de admisión que priorizan a los ricos de otros estados que no necesitan ayuda financiera.

Este panorama muestra un futuro sombrío para universidades privadas y públicas norteamericanas con menos capacidad de captar fondos y una creciente elitización de la opción de estudiar en una universidad de buen nivel. De no mediar políticas federales para apoyar las universidades especialmente las meritorias que van cayendo en desgracia, no les quedará mucho tiempo de vida. 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1416129385154259?pnref=story