LT: Desfile militar ¿patriótico? Objeciones.

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Recuerdo que en mi época universitaria en la UNI las paredes estaban pintadas con imágenes del Ché Guevara, Castro, Marx, líderes de la URSS y un profesor me decía “toda esa ideología comunista queda pintada en la pared o en los actos de fuerza de los paros estudiantiles. Si hablas con la mayoría de los que lo hacen verás que no entienden nada. Hacer eso les permite “pertenecer” a la organización estudiantil… (como en las pandillas o mafias o grupos terroristas). Exhibir "valores" en las paredes a alguna gente la libera de tener que vivir en función de ellos y asumir sus implicancias. 
 
También recuerdo un psicólogo que me decía que muchos “don juanes” en realidad era gente impotente o con debilísima autoestima, pero que para protegerse mostraban la imagen contraria a la de su identidad real. En suma, no pocas veces “exhibir” valores o la fuerza lo que hace es encubrir los contrario. 

Eso me viene a la mente cuando me pregunto si ese costoso y retrógrado desfile militar del 29 de julio que nutre la vanidad de las autoridades a los que se les rinde pleitesía, y que cierto público disfruta porque “es tradicional” o no hay otra cosa que hacer a esa hora, además de dañar las pocas pistas enteras que quedan, en lugar de exhibir fortalezas lo que hace es encubrir inconsistencias y debilidades... (fáciles de imaginar)

Me pregunto ¿qué pasaría si el presidente anunciara que en lugar de un desfile militar se convoca a la ciudadanía a un gran pasacalle artístico musical por ciertas avenidas, actividades cívicas, deportivas  y culturales en plazas, parques, e instituciones diversas, etc. para que el tono de la celebración patriótica en lugar de ser el de la solemnidad militar sea el de la cordialidad civil; que los protagonistas no sean los militares sino los artistas, artesanos, las familias y barrios que se organizan para participar, y que todos los recursos que se gastan en ese show militar se canalicen hacia los servicios de salud y educación, por ejemplo de las propias instituciones de las FF.AA. y Policiales?

Nada de esto pretende negar méritos a los valerosos y heroicos hombres y mujeres de uniforme que por vocación y con valentía entregaron y lo siguen haciendo su vida por construir y defender su patria,  -hemos visto muchos casos así en los rescates por los recientes desastres naturales-.

La pregunta es si esos desfiles militares resaltan esos valores y vocaciones y si no hay otras maneras de reconocerle su valor a las FF.AA. y Policiales que no sea hacerlos marchar.

¿Qué dicen los amigos del FB?  

 
Artículo afin: