Sentido de propósito, y no solo pasión

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 23 06 2017

En un mundo donde todo cambia rápidamente y se discute sobre el futuro del empleo ante la  omnipresencia de la inteligencia artificial y la automatización que dejará sin tocar pocos roles laborales actuales (jobless economy), las autoridades y decisores se preguntan qué debe hacer la educación frente a ese escenario. ¿Cultivar la creatividad?  ¿Inteligencia Emocional? ¿Empatía?

Todas estas alternativas intentan incentivar a las personas para que se comprometan con metas superiores a las de corto plazo, a que se planteen aspiraciones y propósitos que le den sentido a la vida más allá de atender sus necesidades de subsistencia. 

Robert C. Wolcott sostiene que no basta tener pasión por una actividad, porque hay mucha gente se apasiona con lo que hace pero no tiene claro qué es lo que realmente los motiva y empuja a fines ulteriores. La gente debería preguntarse a lo largo de su vida a qué aspirar y descubrir sus misiones y propósitos (How Education Must Change: Seeking Mission And Purpose In The Jobless Economy, Forbes 13 06 2017)   

Esto es lo opuesto a lo que usualmente ocurre en la escuela en la que pocos alumnos son  incentivados a identificar y seleccionar las misiones a perseguir. La mayoría del quehacer escolar está dirigido por el syllabus y las expectativas que definen los docentes. Luego en el centro de trabajo, la tensión por la eficiencia canaliza la atención hacia un reducido grupo de objetivos, nuevamente definidos por otros. Rara vez se alienta a los alumnos a pensar en qué sus quehaceres pueden mejorar el mundo. Ese nuevo rol le compete a la familia y la escuela.

En FB:   https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1212114238889109?pnref=story

Artículo afín: 

 

Crisis vital: Nueve charlas TED que ver cuando no sabes qué hacer con tu vida (laboral). 

 Psicólogos, escritores y pensadores te explican cómo encontrar tu camino, tener éxito y sentirte realizado sin morir en el intento