La innovación requiere contextos de libertad

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

El Tiempo, Piura 10 06 2017 y Regiones 11 06 2017

Hay quienes piensan que la innovación -producto del pensamiento creativo- es sinónimo de invención, cosa que no necesariamente es cierta. Frecuentemente la innovación significa simplemente hacer mejoras incrementales en algo ya existente, lo cual muchas veces depende de la capacidad de tomar una idea de un campo del saber y articularla con otra de otro campo.  En ese caso la creatividad está en esa capacidad de “pensar en lo que otros no han pensado”, que es  algo que algunas personas tienen estructuralmente integrada a su manera de pensar, porque lo han hecho así desde su infancia. 

Tomemos tress ejemplos de Amanda Lang (The Power of Why, 2012). Es el caso de la lealtad de los pasajeros a las aerolíneas vía “viajero frecuente”. Esta fue una innovación que cambió el estilo de viaje de muchas personas sin tener que inventar ningún producto.  O, la creación de Federal Express, que no inventó ningún producto sino que introdujo la idea de un despacho de mercadería confiable de un día para otro. Se trataba nada más de articular y generar eficiencias en toda la cadena de servicios que hay desde que una persona adquiere un bien hasta que la recibe en su domicilio. O el caso de Exxon que en vez de invertir en costosas carreteras para trasladar el gas natural de Alaska invertirlo en vehículos todo-terreno y helicópteros. 

Todas estas innovaciones nacen de la pregunta ¿hay forma de hacerlo más rápido, barato, mejor? ¿qué pasa si lo hacemos de esta otra manera…? y otro sin fin de preguntas que desmenuzan el concepto, en una mente abierta a las más diversas posibilidades que se aleja del pensamiento convencional, como el que tienen los niños pequeños antes de ir a la escuela.  Esa inocencia infantil no es más que una expresión de la libertad de pensar sin las ataduras de la rigidez de los planes y formatos escolares.

El discurso del cultivo de la creatividad de los niños está en todas partes y se escucha en los últimos años en boca de todos los directores escolares, funcionarios ministeriales y conferencistas. El problema es que algunos creen que eso se puede planificar como si fuera un tradicional programa de entrenamiento escolar de matemática o historia, y no entienden que  es un asunto de cultura institucional que no convive con estándares, constantes exámenes memorísticos, tareas rutinarias, horarios rígidos y segmentación curricular por áreas.  


Artículos afines:

La innovación requiere contextos de libertad

Slide share de la presentación en CADE 2016 (incompleto porque no se ven las láminas superpuestas) http://www.slideshare.net/CADEPERU/len-trahtemberg-cade-ejecutivos-2016 

VIDEO Redes y Poder presentación y análisis #entrevista a León Trahtemberg, 08-12-2016  Entrevista de Alfonso Baella a León Trahtemberg sobre la coyuntura política, el sentido de los resultados de PISA, el rol del ministro de Educación Jaime Saavedra, la promoción de la innovación, y el pacto político por la educación

Reeduquemos la educación, por Richard Webb “Más importante que el vínculo escuela y nivel de vida sería el aspecto cualitativo y el contenido de la educación”.

La educación se ha roto. Hemos enseñado a la gente de la misma forma durante los últimos 100 años y, como hemos crecido en ese sistema, creemos que es normal, pero es una locura.Enseñamos en las escuelas lo que los colonialistas ingleses querían que aprendiese la gente: matemáticas básicas para poder hacer cálculo, literatura inglesa… Hoy no tiene sentido. Tenemos que enseñar herramientas que ayuden a las personas a tener una vida gratificante, agradable y que les llene

Cómo construir cultura de innovación: pensamientos renovadores en educación y comunicaciónSonia Jalfin y Eevamaija Vuollo (Finlandia) disertaron en el marco de un inspirador encuentro de UPWARD Women Argentina. Expertas en comunicación y enseñanza ofrecieron su visión en los procesos de transformación y cambios que imperan en la sociedades modernas. Las conclusiones de una charla productiva. "Las reformas educativas que comenzaron en la década del sesenta en Finlandia, tenían un consenso de largo plazo. Basadas en equidad y escuela pública de calidad. Con el tiempo creamos un sistema público de escuelas muy eficiente y gratuito, ya que no hay educación privada en mi país porque está prohibida", explicó Vuollo. "Hay que privilegiar la educación personalizada. Es una pedagogía de la diversidad. En Finlandia los profesores son responsables de la evolución educativa de los chicos y para ello realizan metodologías innovadoras, con pruebas no estandarizadas. Son más bien personalizadas. Y para ello es necesario invertir en el profesionalismo docente" 

En el futuro, si quieres un trabajo, debes ser tan diferente de una máquina como sea posible: creativo, crítico y socialmente experto. Entonces, ¿por qué se les enseña a los niños a comportarse como máquinas? Los niños aprenden mejor cuando la enseñanza se alinea con su exuberancia natural, energía y curiosidad. Entonces, ¿por qué son arrastrados en filas y hechos para quedarse quietos mientras están llenos de hechos? Tenemos éxito en la adultez a través de la colaboración. Entonces, ¿por qué la colaboración en las pruebas y exámenes se llama trampa? Los gobiernos afirman querer reducir el número de niños excluidos de la escuela. Entonces, ¿por qué sus currículos y pruebas son tan estrechos que alienan a cualquier niño cuya mente no funciona de una manera particular? Los mejores maestros usan su carácter, creatividad e inspiración para provocar el instinto de aprender de los niños. Entonces, ¿por qué el carácter, la creatividad y la inspiración son suprimidos por un régimen sofocante de microgestión? Los profesores ahora están dejando la profesión masivamente con lo que se pierde lo invertido en su fromación, en carreras destruidas por el exceso de trabajo y un régimen de trituración espiritual que trae la estandarización, las pruebas y el control de arriba hacia abajo. Cuanta menos autonomía se les conceda, más se les culpa por los fracasos del sistema. Nuestras escuelas enseñan habilidades que no sólo son redundantes sino contraproducentes. Nuestros niños sufren este sistema deshumanizante para nada.