El equilibrio con las habilidades blandas

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Regiones 16 04 2017

A contrapeso del énfasis en el aprendizaje de conocimientos de áreas científicas y humanísticas propias de la escuela tradicional, independientemente de las características personales, éticas y sociales de los alumnos, cada vez suman más las voces que demandan un mayor equilibrio en la formación escolar con las denominadas habilidades blandas que valoran la empatía, tolerancia al fracaso, perseverancia, habilidades sociales y varias otras.  

Como ocurre con frecuencia, la falta de puntos medios equilibrados hace que haya líderes de opinión que cargan la tinta de modo pendular hacia uno u otro de los extremos.  Por ejemplo los admiradores de la educación nórdica que para un mundo tan cambiante pone énfasis en el desarrollo de habilidades generales, que permitan "pivotear" fácilmente a los egresados entre distintas ocupaciones, tanto las nuevas como las renovadas. Por ejemplo  Peter Diamandis, físico, ingeniero que es uno de los fundadores de Singularity University  puntualiza la importancia de cinco ejes o valores que permiten navegar por el nuevo mundo: pasión, curiosidad, imaginación, pensamiento crítico y persistencia. Propone una currícula de habilidades generales que incluya la empatía,  fomento de la curiosidad, detección de la pasión de cada uno, persistencia, storytelling,   experimentación, exposición a la tecnología, creatividad e improvisación, ética y codificación. Sin duda no deja de mencionar a los tres básicos (leer, escribir y matemáticas) pero solo como una de la decena de secciones que propone. (La Nación, Argentina,  31 12 2016 “Los mitos de la economía de la nueva educación”)

En la vereda opuesta están los que sostienen que para enseñar razonamiento social centrado  en el análisis de los procesos, temporalidad, contextualización, se requiere previamente que el  alumno domine los conocimientos sobre los cuales se hará la investigación. El pensamiento crítico solo tiene sentido si se ejerce en contextos definidos. En el medio, Ignacio Puig Moreno (Acamica)  alerta que ambas visiones, la de la especificidad y la de las habilidades generales, son complementarias. 

En suma, de lo que se trata es poner en juego las habilidades blandas a la hora de abordar aquellos temas  que corresponden a áreas disciplinares que tienen su propia lógica interna y un conjunto de conocimientos que los sostienen o investigaciones y proyectos  interdisciplinarios. 

No se puede cultivar las habilidades blandas en el vacío.

Artículos afines:
 
¿Y si estamos ahogando la sed de aprender de los niños con un bombardeo de estímulos? Los incentivos externos saturan los sentidos, empachan y anestesian la capacidad de saborear lo lento de lo ordinario CATHERINE L’ECUYER  "¿Dónde marchitó aquel asombro? ¿Y si la sed de aprender se hubiera ahogado en un océano de información sin sentido, en un bombardeo de estímulos externos compuestos por ruidos, contenidos y horarios que no respetan el orden interior de los niños, y por qué no decirlo también, de nosotros sus padres? Para que la sed sea sostenible, es preciso dejar beber poco a poco a la persona de una fuente que se ajuste a sus necesidades reales. ¿Hay que sorprenderse si uno se ahoga intentando tomar un sorbo de una boca de incendio? El asombro es lento, saborea la realidad a la que se acerca por primera vez, o como si fuera por primera vez. En cambio, los estímulos externos que saturan los sentidos empachan, embotan, anestesian el deseo, la sensibilidad y la capacidad de saborear la dimensión estética y lo lento de lo ordinario". 

José Maza, astrónomo: "De nada sirven 50 colegios de excelencia. La educación es para todos" 

Editorial corto y preciso. The real purpose of education. The UAE education system, like many other education systems, is reliant on end-of-school exams to determine student success. And so, instead of viewing education as an end in itself, students study mainly to get decent exam results and move to the next level. The inevitable result of such a mentality is that many graduates – even those who perform well in exams – may not be ready to face life’s practical challenges. And the subjects they were made to learn because of the fixed curriculum may seem useless after graduation.  As American cultural anthropologist Margaret Mead said: "Children must be taught how to think, not what to think." 

Desde el otro extremo de las visiones pedagógicas: «Muchas de las nuevas teorías pedagógicas tienen efecto placebo; son pura homeopatía pedagógica». El profesor y autor de «La sociedad gaseosa» advierte que vivimos en una sociedad donde triunfa lo efímero