Educación sexual en debate

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Revista Velaverde # 194  06 03 2017 

Cuando el hijo o hija de un(a) criminal, borracho, drogadicto, gigolo, prostituta, es señalado, tratado y discriminado como “diferente” en la escuela por lo que hacen sus padres, se afecta al niño por cosas que no dependen de él. Lo mismo si es tratado como “diferente” porque sus padres son famosos, adinerados o requieren becas. En la escuela peruana habitan miles de niños diversos así y no puede ser un espacio que alimente la discriminación o afectd la identidad de los alumnos, sea por cosas que nacen de ellos mismos o por las que se derivan de lo que hacen terceros, particularmente sus padres.

Cuando un niño es diferenciado o discriminado en la escuela por la forma como sus padres decidieron conformar su hogar, sus convicciones religiosas, o por sus propias inclinaciones sexuales o sus condiciones y capacidades físicas o intelectuales, se está afectando su derecho a ser valorado y respetado por su condición humana con sus particularidades, a no ser discriminado y a no ser  jerarquizado como inferior o superior a otros.

Eso legalmente está garantizado por la Constitución y se operativiza mediante las normas que producen los ministerios como el de educación que debe regular la vida del alumnado diverso estableciendo pautas y estrategias que garanticen que no haya en el currículo y las normas de convivencia escolar ningún elemento que discrimine o excluya a ningún niño en razón de su origen. Lamentablemente éstos derechos quedan limitados por la vida psicológica de los padres o maestros con los que interactúan los niños. En el caso de los padres, porque directamente o a través de sus hijos y sus conductas  le transmitirán a algunos niños actitudes y mensajes que señalarán esas diferencias extra-norma: “No te juntes con esa…”; “los padres de ese niño son…”; “mientras no te afecte a ti, no te metas…”; “que lorna que es ese niño…”; etc. 

El caso de los maestros eso se expresa en sus vínculos con los alumnos mediante los cuales se  transmiten sus prejuicios, estereotipos, preferencias y rechazos, y todo aquello de su historia personal que ha dejado huella que se expresa en sus relaciones con los demás. Por ejemplo un profesor homosexual o uno que es homofóbico, diga lo que diga el currículo o material didáctico le hará sentir a los alumnos lo que él piensa y siente al respecto. Un profesor que es racista, o antisemita, o anticlerical, o admirador de algunos referentes religiosos o morales; o un profesor que viene de un hogar en el que uno de sus padres o hermanos es lesbiana u homosexual; o una profesora que ha tenido experiencias de  violación o aborto; o un profesor que en su infancia ha sido buleador o buleado; o un profesor que consume drogas, etc. modelarán sus interacciones con los alumnos con esa historia como referente mental. Nadie puede abstraerse de su mundo interno que es el motor de las conductas no solo explícitas sino especialmente las más subjetivas expresadas de modo directo con sus gestos, risas, burlas, ejemplos, exaltaciones, anécdotas, acentos en sus intervenciones, señalamientos de situaciones en clase de lo que debe ser valorado, pasado por alto o censurado.                       

Podría extenderme hasta el infinito para mostrar que el maestro es en realidad el currículo, tanto en el tema de la educación sexual como en el de cualquier otra área. Ellos son el currículo, son los traductores de todo aquello que figura escrito en las normas y programas para hacérselo llegar a los alumnos a través de sus actitudes y vínculos con ellos. Pero ellos también se inspiran en la manera como los temas polémicos son tratados en la sociedad y amplificados por los medios decomunicación. A más tolerancia y respeto mutuo, menos tensión para tratar respetuosamente todas las posiciones sin sentir que cualquier cosa que diga implique “meter la pata” o poner en riesgo su trabajo.   

Esto se ha visto perturbado por quienes han sostenido que el concepto de “igualdad de géneros” propuesto por el Ministerio de Educación para el currículo de educación sexual atenta contra la buena educación de los hijos. Sostienen que enunciados como “construye su identidad”, “vive su sexualidad de manera plena y responsable” y “toma conciencia de sí mismo como hombre y mujer” son un contrabando para introducir lo que denominan “ideología de género” que establece que ser hombre o mujer queda definido biológicamente y no social y culturalmente. Ello implicaría que sus hijos podrían elegir ser travestis, homosexuales o lesbianas, además de ejercer su actividad sexual plenamente, lo cual les parece inaceptable y una intromisión en la visión de educación sexual que quieren inculcar a sus hijos.

Quizá olvidan que el bienestar de los niños y jóvenes se afecta si son discriminados sea por la conformación particular de su familia o por su orientación sexual. Si ser homosexual o lesbiana se presenta como “perversión”, no solo se carga de dolor, maltrato y discriminación a los hijos de estos padres o a los alumnos que tienen alguna de esas orientaciones sexuales, sino que se les quita la oportunidad a los otros niños de aprender a respetar a cada persona por lo que es y reconocer e interactuar sanamente con las diferentes personas que va a encontrar en su comunidad. 

Puedo entender las susceptibilidades de padres bien intencionados preocupados por el desarrollo sexual de sus hijos a los que aspiran criar como heterosexuales, pero ¿cómo quisieran que la comunidad y la escuela traten a su hijo o hija si fuera homosexual, lesbiana o transexual? 

Artículos afines:
 
 

Importante mensaje de la ministraFormando al peruano que todos queremos, por Marilú Martens (El Comercio 04 03 2017)
“Esta es una realidad que duele y que no estoy dispuesta a mirar de costado. Debemos evitar todo tipo de discriminación."
(LT: la preocupación de los padres objetores del currículo ha sido acogida y contestada por el Minedu, pero me pregunto ¿es creíble que cambiar una que otra palabra en el texto del currículo. -que es lo que piden estos objetores- cambiará el sentido de lo que explica la visión del Minedu?. A estas alturas parece un esfuerzo por torcer el brazo del Minedu más que por profundizar el sentido de una educación sexual relevante para estos tiempos, que depende mucho más de la salud mental y capacidad de los docentes-incluyendo las de los colegios religiosos- que de lo que está escrito en el texto del currículo)

 

Reflexiones respecto al debate sobre la educación sexual en la escuela

 
(LT: El desarrollo científico y social y su impacto cultural se observa mejor expresadas en sociedades europeas democráticas desarrolladas que en las mediorientales y africanas teocráticas. Perú está en una transición entre ambas, cuyo punto de llegada parece evidente inclusive para quienes lo temen. 
En el ínterin hay intentos por ir contracorriente que serán tan complicados de sostener como cuando había sectores que se oponían a la globalización o al acceso de los jóvenes a internet o facebook.
Sin embargo, una disposición al diálogo abierto por parte de los objetores podría facilitar hallar  fórmulas para una convivencia menos traumática durante esta transición. El fanatismo no abona a favor de eso.
Elmer Huerta aporta más elementos para la comprensión científica del tema). 
 
“Si en el mediano y largo plazo queremos avances más concretos en equidad de género, es necesario llegar a más jóvenes”. 
 
Interesante punto de vista sobre el placer y consentimiento, a propósito del abordaje discutido sobre el tema de la educación sexual. 
"While safe sex, contraception, and the inner workings of the reproductive system were mentioned, one thing wasn’t: the concept of pleasure".
"Schools need to be given full and proper guidance to cover topics such as pleasure and consent in an age-appropriate, sensitive and meaningful way".
"Our research shows that nine out of ten (89%) young people are not taught about sex in relation to pleasure – instead, what’s being taught is usually focused on the biological basics, how to avoid pregnancies and so on".  http://metro.co.uk/2017/03/24/why-sex-education-needs-to-start-focusing-on-pleasure-6531804/#ixzz4cL9hItOB

También hay esta tendencia conservadora en Estados Unidos: Utah currently allows an "abstinence-plus" sex education curriculum, which includes some discussion of contraception and reproduction while promoting abstinence as the most effective way to prevent pregnancy and disease).Benjamin Wood; The Salt Lake Tribune, July 14 2017  Utah actualmente tiene un currículo de educación sexual basado en "abstinencia-más", que incluye una cierta discusión de la contracepción y la reproducción mientras que promueve la abstinencia como la manera más eficaz de prevenir embarazo y enfermedad. a ley estatal prohibió previamente "la defensa de la homosexualidad" en las escuelas, pero en respuesta a una demanda que el lenguaje fue reemplazado en marzo con una prohibición de alentar "la actividad sexual pre-marital o extra-marital". Varios intentos de promulgar una educación sexual integral han sido patrocinados -y derrotados- en la Legislatura de Utah, incluyendo un proyecto de ley este año que debía haber permitido a los padres escoger entre opciones abstinentes e integrales para sus hijos. Enseñar una educación sexual integral -que incluye típicamente mayores detalles sobre relaciones sexuales, prevención de enfermedades y toma de decisiones informada- es contrario a los "valores y principios de la comunidad" de Utah" sostienen.