Del Homeschooling al Unschooling

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 03 03 2017 

El desencanto con la escuela como espacio educativo que muchos alumnos y familias sienten más como una “caja de estresamiento de niños conducentes a la infelicidad” ha gestado no solo un creciente movimiento de homescholing que ya tiene amparo legal en  EE.UU., Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido, Irlanda, Francia, Italia, Bélgica y Portugal sino también el movimiento del unschooling. Este empieza a emerger como una alternativa más interesante si el hogar cuenta con uno de los padres que quieren orientar la educación de sus hijos en otros términos mucho más libres y a la vez conectados con la cotidianeidad de la vida real. Parecen pensar que hay que reparar la contradicción entre una escuela que supuestamente prepara para la vida, pero en los hechos lo que ocurre en ella está muy alejado de la vida real (‘Unschooling’: ¿Y si la escuela fuera prescindible? Saray Marqués eldiariodelaeducacion; 13/1/2017) 

La diferencia entre uno y otro radica en que mientras el homeschooling se centra en el plan académico  oficial, con sus temas, libros y exámenes, el unschooling se guía por los intereses del niño en los diversos ámbitos de su vida que incluyen el estudio pero también la recreación,  actividad lúdica, hobbies, tareas del hogar en los que son activos pero no dirigidos en su aprendizaje.

Parece que estamos frente a una reforma que viene desde dentro del sistema, con intentos innovadores aislados, y desde afuera, con el home schooling, unschooling, freeschooling, que paulatinamente transformarán la estructura tradicional de la escuela. Y eso, es una buena noticia.  

En FB:  https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1033009290132939?pnref=story

Artículos afines:

Homeschooling: la escuela doméstica

Homeschooling in Latin America?

La educación en casa reclama ser legal

La futura des-escolarización

La hora del recreo: placentera o tortuosa

La educación se ha roto. Hemos enseñado a la gente de la misma forma durante los últimos 100 años y, como hemos crecido en ese sistema, creemos que es normal, pero es una locura.Enseñamos en las escuelas lo que los colonialistas ingleses querían que aprendiese la gente: matemáticas básicas para poder hacer cálculo, literatura inglesa… Hoy no tiene sentido. Tenemos que enseñar herramientas que ayuden a las personas a tener una vida gratificante, agradable y que les llene

En el futuro, si quieres un trabajo, debes ser tan diferente de una máquina como sea posible: creativo, crítico y socialmente experto. Entonces, ¿por qué se les enseña a los niños a comportarse como máquinas? Los niños aprenden mejor cuando la enseñanza se alinea con su exuberancia natural, energía y curiosidad. Entonces, ¿por qué son arrastrados en filas y hechos para quedarse quietos mientras están llenos de hechos? Tenemos éxito en la adultez a través de la colaboración. Entonces, ¿por qué la colaboración en las pruebas y exámenes se llama trampa? Los gobiernos afirman querer reducir el número de niños excluidos de la escuela. Entonces, ¿por qué sus currículos y pruebas son tan estrechos que alienan a cualquier niño cuya mente no funciona de una manera particular? Los mejores maestros usan su carácter, creatividad e inspiración para provocar el instinto de aprender de los niños. Entonces, ¿por qué el carácter, la creatividad y la inspiración son suprimidos por un régimen sofocante de microgestión? Los profesores ahora están dejando la profesión masivamente con lo que se pierde lo invertido en su fromación, en carreras destruidas por el exceso de trabajo y un régimen de trituración espiritual que trae la estandarización, las pruebas y el control de arriba hacia abajo. Cuanta menos autonomía se les conceda, más se les culpa por los fracasos del sistema. Nuestras escuelas enseñan habilidades que no sólo son redundantes sino contraproducentes. Nuestros niños sufren este sistema deshumanizante para nada.