La clave del éxito: la cultura escolar

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Diario Regional 05 02 2017

El sentido común para los analistas educacionales asume como válida la receta clásica de la buen escuela como aquella que tiene clases pequeñas, profesores bien formados y muchos recursos. Sin embargo el economista Roland Fryer de Harvard (receptor del “genius award” de la MacArthur Foundation) demuestra  que eso no es cierto y sugiere que en lugar de focalizarse en los recursos se focalicen en la cultura escolar (Jordan Weissmann, “Everything You Know About Education Is Wrong” The Atlantic, 12/2011)

Usó datos extensos de 35 colegios charter (concesionados) de la ciudad de New York, abarcando estudiantes de bajo nivel socioeconómico y minorías étnicas. Entrevistó estudiantes, directores, profesores, revisó planes de lecciones y observó videos de clases para precisar los factores que correlacionaran más alto con los puntajes en las pruebas estandarizadas.

Fryer encontró que el tamaño de las clases, inversión por alumno, número de profesores certificados con grados avanzados, tienen poca influencia en los  puntajes de los alumnos en matemáticas y comunicación. Lo que hacía la diferencia, según las correlaciones encontradas (que no son causalidades pero que muestran patrones interesantes) es la focalización en el desarrollo de los docentes, la instrucción acompañada de la obtención de datos del avance de cada alumno, con lo que se creaba una cultura focalizada en los logros de los alumnos. Estos resultados fueron consistentes también cuando se correlacionaron con las artes creativas y los registros del comportamiento.

Fryer registró la cantidad de veces que cada profesor recibía retroalimentación, la frecuencia de asesorías recibidas por alumnos en pequeños grupos, el número  de actividades por alumno, las horas de trabajo en las carpetas, todo lo cual correlacionaba alto con los logros. Luego encontró una correlación alta entre la retroalimentación a los profesores y el tiempo de instrucción. Estos 6 factores explicaban el 50% de las variaciones en los resultados de los alumnos de estos colegios.

Todo ello sin duda requiere dinero, pero lo que Fryer demuestra es que no basta invertir más por alumno para tener mejores logros, ni tener profesores con excelentes diplomas, si es que no se considera los factores de la cultura escolar que deben ser activados. 

Quizá sería bueno trabajar más estos asuntos en las políticas educativas que emanan del Minedu y los gobiernos regionales.  

En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/994171520683383?pnref=story 

Artículos afines:

Humor y clima institucional escolar

Clima escolar y retención docente

Reírse mejora el aprendizaje (humor y educación)

La competencia destruye la competitividad (Padres-Cosas # 203)

Directores que hacen la diferencia

Otra forma de evaluar un colegio

Qué difícil es elegir un colegio

Perjuicios del pago por méritos

Niños en desventaja frente a las niñas en la escuela