Empleadores se quejan de Milennials

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Regiones 15 01 2017

¿Qué pasa con los Milennials, nacidos en 1984 en adelante? ¿Por qué los empleadores sienten que son narcisistas, flojos, reclamadores, difíciles de manejar y satisfacer e infelices? Se pregunta retóricamente Simon Sinek en su charla para TED “Millennials in the Workplace”. Sostiene que es una apreciación distorsionada de jóvenes que quieren trabajar en ambientes donde haya una   sensación de propósito,  en los que sientan que pueden impactar.  

Simon Sinek plantea  cuatro fuerzas que han definido su actitud frente a la vida que están en la base de su sentir.

Una, se criaron con estrategias parentales equivocadas. Les dijeron que eran especiales, que  podrían lograr lo que quisieran; recibían elogios sin mayores merecimientos (por  presión de los padres hacia los profesores), lo que a la larga golpeaba su autoestima  sabiéndose no merecedores. Al chocarse con la realidad y descubrir que el mundo no funciona así, se cae su autoimagen y autoestima.

Dos, viven el mundo de FB que les enseña que la vida es increíble aunque ellos estén deprimidos.

Tres, una tecnología que es adictiva (como el tabaco, drogas, apuestas) que emite dopamina continuamente en la interacción con equipos (celulares) de respuesta  inmediata. Usan las redes y celulares para lidiar con el estrés de la adolescencia y del mundo real, sin saber cómo establecer relaciones significativas confiables profundas y duraderas con padres o compañeros. En suma, una generación que crece con baja autoestima sin mecanismos para lidiar con el estrés.

Cuarto, la impaciencia propia de un mundo de gratificación inmediata, en el que no hay necesidad de perseverar ni  aprender a conquistar a nadie. Los clicks gratifican instantáneamente, aunque eso no garantiza la satisfacción en el trabajo ni las relaciones amicales significativas durables.  Las cosas que importan como el amor,  autoconfianza, satisfacción en el trabajo, toma tiempo y paciencia, se construyen de modo lento, consistente, conversando sin interrupción.

En un ambiente en el que importan más los números que las personas, los resultados de corto  plazo, que no favorece la autoconfianza y cooperación,  desaparece la satisfacción por el trabajo duro para el largo plazo. 

Si los líderes quieren captar el mayor potencial de los Milenials, tienen que ayudarles a construir su autoconfianza y las habilidades sociales que les faltan. 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/960780257355843?pnref=story

Artículos afines:

Los cinco déficits básicos de la educación en España (Por El Empresario, diario digital de las empresas)  LT: ¿Se dan cuenta cómo los economistas y empresarios que escriben estos artículos sobre educación no tienen la menor idea de pedagogía, psicología, pero pretenden dar recetas sobre qué hacer en el sistema educativo en base a limitados indicadores poco confiables y predictivos como los de PISA, la tasa de desempleo juvenil, presupuesto, la comparación entre países, etc? 

Universitarios deprimidos

La generación de la terapia

Empleo futuro y educación actual

Los títulos universitarios cada vez importan menos"las personas son las que realmente hacen de Google la empresa que es. Por ello contratamos a personas inteligentes y con determinación, y damos más importancia a la capacidad y aptitud para el trabajo que a la experiencia o los títulos universitarios”. Según Casa, precisamente lo que buscan en un posible empleado son ‘soft skills’. En este caso, tres en particular: liderazgo, habilidades cognitivas (capacidad para discernir y aprender rápido, con una estructura de conocimiento basada en la innovación y la creatividad) y ‘googleyness’, que lo define como “ese no sé qué” que tienen las personas que las hacen diferenciarse de los demás. Es una mezcla de muchas variables, sin una receta exacta, que incluye pasión, trabajo en equipo, interesarse por los demás, ser creativo, ir más allá, ser proactivo, buscar la excelencia. En fin, son esos intangibles que hacen a una persona fundamental en un trabajo. Y agrega que “para Google no importa tanto en qué universidad estudiaste, tu promedio de la carrera o cuántos títulos tengas, sino cómo por medio de tu experiencia académica has podido desarrollar tus atributos”.

¿Educamos para ser buenos trabajadores o ciudadanos?

03 06 2017 EL TERROR AL DESEMPLEO EMPIEZA A MOVER SUS FICHAS Europeans back funding vocational training over higher education Fears over youth unemployment and excessive university expansion could be behind weak support as some countries mull shift. The survey of nearly 9,000 citizens in eight European countries reveals that, when forced to prioritise one area of education, only 17 per cent chose higher education, compared with 30 per cent who want more vocational education and training (VET). Thirty-nine per cent backed general schooling and 15 per cent preschool.  High levels of youth unemployment across southern Europe could also be driving support for vocational education there, said Professor Busemeyer. When asked why they backed some forms of education over others, respondents “care mostly about jobs”, he said. 

12 02 2017 "Lo que se viene"  La interesante columna de Leslie Pierce en El Comercio de hoy sostiene que si las empresas quieren retener y recibir las contribución de la que son capaces los milennials tendrán que replantear los contextos laborales, reformulando los actuales  que son insatisfactorios para ellos. La pregunta que me hago es ¿no debería ocurrir eso, con mayor razón, en los colegios? ¿O es que mágicamente un egresado del sistema educativo tradicional se transformará en competente por el solo hecho de entrar a una empresa alineada con las características favorables a los  milennials? 

En FB: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1004138176353384&set=a.146081782159032.21853.100002716323653&type=3&theater