¿Ahogar con normas controlistas a los colegios?

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

¿AHOGAR CON NORMAS CONTROLISTAS A LOS COLEGIOS?

Me preguntan si las abundantes y engorrosas normas de fiscalización y control a los colegios privados no son necesarias para así evitar las estafas o trasgresiones tan publicitadas. Yo empezaría preguntando ¿quién controla a los públicos de baja calidad, cuya infraestructura jamás pasaría por el OK de Indeci, a los que le faltan profesores o algunos aparecen solo de vez en cuando, en los que no hay material didáctico ni siquiera mobiliario básico ni agua/desague, sin embargio operan así por décadas? Entonces, ¿se trata de controlar solamente a los colegios que cobran o hay una política de garantizar una educación adecuada tanto en los públicos como en los privados, independientemente de los cobros?

No es posible que se asuma que si los estatales ofrecen un mal servicio no importa, y a la vez asumir que todos los privados son trasgresores y tratarlos como tales, con el agravante de que los son realmente trasgresores se las arreglan para hacer lo que quieran con todo tipo de argucias legales, mientras que los que hacen las cosas bien están sometidos a todo el arsenal de normas creadas para controlar a los que no son controlados. Qué pasaría si se planteara una norma que diga lo siguiente: para que un colegio público o privado pueda operar requiere solo 4 cosas

1) licencia del Minedu actualizada (al verificar que las condiciones físicas, recursos y de equipo docente que permitieron obtener la autorización de apertura se mantienen vigentes).

2) licencia municipal

3) autorización de Indeci

4) Verificación que el colegio opera en la sede (domicilio) declarada para su apertura y los alumnos están ingresados al SIAGIE del colegio del cual se obtienen las actas de los alumnos.

¿Cuántos colegios públicos y privados quedarían abiertos? ¿50%? Sin embargo, en lugar de eso se dan decenas de normas controlistas que frenan la operación tranquila y las iniciativas innovadoras de los colegios públicos y privados que hacen las cosas bien y que quieren ajustarse a las leyes y normas vigentes, y todo el resto hace lo que le da la gana sin control alguno, desprestigiando al conjunto de los colegios. De allí que he planteado infinidad de veces que las normas tienen que diseñarse para reconocer y respetar las diferencias: alentar a que los que hacen las cosas bien para que tengan pista libre para avanzar e innovar, y frenar/sancionar a los trasgresores y estafadores, a la vez que el estado se compromete a que ningún colegio público operará si no cumple con los básicos indicados.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/937779606322575?pnref=story 

Artículos afines.

(Ian Vásquez, Instituto Cato, El Comercio 17 12 2016) PISA y la educación privada, por Ian Vásquez"A más escuelas privadas, el desempeño tanto de las escuelas públicas como de las privadas mejora".

"Alike" is an animated short film directed by Daniel Martínez Lara & Rafa Cano Méndez En una vida ajetreada, Copi es un padre que intenta enseñar el camino correcto a su hijo Paste. Pero... ¿Qué es lo correcto? 

La educación se ha roto. Hemos enseñado a la gente de la misma forma durante los últimos 100 años y, como hemos crecido en ese sistema, creemos que es normal, pero es una locura.Enseñamos en las escuelas lo que los colonialistas ingleses querían que aprendiese la gente: matemáticas básicas para poder hacer cálculo, literatura inglesa… Hoy no tiene sentido. Tenemos que enseñar herramientas que ayuden a las personas a tener una vida gratificante, agradable y que les llene

En el futuro, si quieres un trabajo, debes ser tan diferente de una máquina como sea posible: creativo, crítico y socialmente experto. Entonces, ¿por qué se les enseña a los niños a comportarse como máquinas? Los niños aprenden mejor cuando la enseñanza se alinea con su exuberancia natural, energía y curiosidad. Entonces, ¿por qué son arrastrados en filas y hechos para quedarse quietos mientras están llenos de hechos? Tenemos éxito en la adultez a través de la colaboración. Entonces, ¿por qué la colaboración en las pruebas y exámenes se llama trampa? Los gobiernos afirman querer reducir el número de niños excluidos de la escuela. Entonces, ¿por qué sus currículos y pruebas son tan estrechos que alienan a cualquier niño cuya mente no funciona de una manera particular? Los mejores maestros usan su carácter, creatividad e inspiración para provocar el instinto de aprender de los niños. Entonces, ¿por qué el carácter, la creatividad y la inspiración son suprimidos por un régimen sofocante de microgestión? Los profesores ahora están dejando la profesión masivamente con lo que se pierde lo invertido en su fromación, en carreras destruidas por el exceso de trabajo y un régimen de trituración espiritual que trae la estandarización, las pruebas y el control de arriba hacia abajo. Cuanta menos autonomía se les conceda, más se les culpa por los fracasos del sistema. Nuestras escuelas enseñan habilidades que no sólo son redundantes sino contraproducentes. Nuestros niños sufren este sistema deshumanizante para nada.