Estándares de sentido común

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Correo 10 06 2016

Los curriculeros del mundo se queman las pestañas definiendo competencias, contenidos y habilidades que los alumnos deben adquirir durante su escolaridad, homologaciones, estándares, pruebas estandarizadas para medir logros, criterios sobre calidad de la educación, aprendizajes que forman a un buen ciudadano, trabajador, académico o profesional. En ese afán son capaces de crear complejísimos currículos e incorporar las más diversas y a veces absurdas e incomprensibles exigencias de aprendizaje para que los alumnos evidencien que están bien formados. Eso genera una enorme presión sobre los profesores que en lugar de dedicar su tiempo y estrategias para que los alumnos desarrollen su pensamiento crítico, deben usarlo para preparar  a los alumnos en aquello que será evaluado en las pruebas y dará lugar a notas o rankings en los que se pondrá en juego el prestigio del alumno, profesor y colegio.

Este afán de perfeccionar que termina complicando la vida de alumnos y profesores podría resolverse atendiendo la recomendación de Déborah Meier: “No debería esperarse de ningún  estudiante que logre metas académicas que una muestra transversal de adultos exitosos en la comunidad es incapaz de lograr”. Alfie Kohn agrega que todo funcionario público que proponga mejorar los estándares de aprendizaje que serán evaluados con pruebas estandarizadas (incluyendo las de PISA) debe estar obligado a tomar primero esos exámenes y aceptar que se publiquen sus resultados en los periódicos.  (Confusing harder with Better, Alfie Kohn “What does it mean to be well educated?” pag. 45)

Tiene  sentido ¿no?

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/805312372902633?pnref=story

14 07 2016 LT: En vez de un nuevo currículo (inaccesible, inviable) impuesto por el Minedu con tantas objeciones y reparos, qué pasaría si...estableciera una política de consulta a los colegios preguntando ¿qué necesitan de nosotros? ¿en qué podemos ayudarlos? ¿No habría mayores probabilidades de mejorar la enseñanza que cambiando el currículo?

Debate en FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/821508571283013?pnref=story 

Artículos afines:

¿Por qué si asisten al mismo colegio, con los mismos profesores y abordajes pedagógicos, los logros de unos y otros alumnos son tan diversos?  

"La conversación educativa que deberíamos tener" The Washington Post 30 10 2019 por Alfie Kohn Desafía la sabiduría convencional sobre la educación sobre lo que importa, y no importa, en educación. The education conversation we should be Having  

Vídeo: Las ideas fuerza de la educación en Finlandia en pocas palabras. En su reciente película "¿Qué invadimos ahora?" el siempre incisivo y polémico Michael Moore ha sabido explicar en unos pocos minutos el más que llamativo éxito educativo de Finlandia, un sistema basado en unas pocas ideas muy claras.https://www.youtube.com/watch?v=vuEhgfkPfho

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/829767040457166?pnref=story 

Sugiero replantear el nuevo currículo presentado por el Minedu

(Irrelevantes) pruebas estandarizadas y de ingreso

Estándares de logro ¿tienen sentido? El caso de un equipo de atletismo

Pruebas estandarizadas y exámenes e ingreso

ECE: evaluar muestras de cohortes

Orina y PISA

Imposible: igualdad de oportunidades

PISA distorsiona la educación (Revista Padres-Cosas 208) 

El error de intentar medirlo todo. En un mundo evaluado por ‘likes’, algoritmos, indicadores y objetivos, los números no deben ser inmunes a la crítica. Estos parámetros son siempre reduccionistas. De entrada, porque la medición se refiere fundamentalmente a la parte cuantitativa de las cosas. Quien mide, inevitablemente, presta mayor atención a las dimensiones que se dejan medir mejor, de manera que éstas son privilegiadas en relación con otros aspectos de la realidad. La cuantificación hace que destaquen determinados aspectos, e invisibiliza a otros. La lógica de la medición tiene ciertos efectos secundarios. A menudo el impacto y la imagen se valoran más que el contenido