Efecto de la falta de arte y humanidades

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

El Tiempo, Piura 23 01 2016 - Los Andes, Puno y regiones 24 01 2015

La filósofa norteamericana Martha Nussbaum planteó el 10 de diciembre en la Universidad de Antioquia que el mundo se está encaminando hacia tener naciones de personas con formación técnica incapaces de confrontar lo establecido; útiles creadores de lucro pero torpes en  imaginación. Sociedades propensas a tener graves defectos en el razonamiento, al parroquialismo, la prisa, la dejadez, el egoísmo, la complacencia frente a la autoridad y la presión de grupo. Eso,  producto de una educación basada principalmente en la rentabilidad. 

Las naciones en las que los políticos ven la educación sobre todo como un medio para promover el crecimiento económico pronto estarán produciendo generaciones de máquinas útiles, en lugar de ciudadanos completos que puedan pensar por sí mismos, criticar la tradición y entender  el significado de los sufrimientos y logros de otra persona. 

¿Cuáles son estos cambios perversos que están ocurriendo? La eliminación de las humanidades  y las artes, tanto en la educación primaria/secundaria como en la técnica/universitaria, y con ello el  espacio para lo creativo y el pensamiento crítico riguroso. Las naciones que prefieren  perseguir beneficios a corto plazo cultivan habilidades útiles y altamente aplicables en las áreas de ingeniería, ciencia y tecnología, que sirven para generar velozmente estrategias orientadas a  fines lucrativos. En cambio, las artes, humanidades y el pensamiento crítico se marginan pese a que son las que promueven la capacidad de pensar de manera crítica; de trascender las lealtades locales y acercarse a los problemas mundiales como “ciudadanos del mundo” y la capacidad de imaginar comprensivamente la situación del otro. 

La principal alternativa a este modelo del rentismo es el del Desarrollo Humano, que se sostiene sobre tres valores cruciales para que las personas ejerzan una ciudadanía democrática decente. El primero es la capacidad de poder pensar por sí mismo, razonar sobre sus opciones en lugar de simplemente negociar sus argumentos y contra-argumentos.  El segundo es la capacidad de verse a sí mismo como miembro de una nación y un mundo heterogéneo, entender algo de la historia y el carácter de los diversos grupos que lo habitan. El tercero es la capacidad de pensar en lo que podría ser estar en los zapatos de una persona diferente de uno mismo.

Pensémoslo y reaccionemos.  

En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/742102199223651

Utilidad de las humanidades. Las Humanidades proporcionan beneficio económico y diseñan marcos de sentido que permiten a las sociedades comprenderse a sí mismas y orientar cambios hacia un auténtico progreso. El escaso aprecio por las Humanidades que suelen mostrar quienes diseñan planes de estudios y financian proyectos de investigación tiene su origen sobre todo en la convicción de que no ayudan a incrementar el PIB de los países, no resultan rentables, a diferencia de las ciencias y las tecnologías, que son fuente de innovación y riqueza. Fomentar la investigación y la docencia en estos campos sería, pues, prometedor, y relegar las Humanidades, dada su inutilidad, una buena medida.Artículos afines:

¿Por qué los CEO de las empresas Top Tech quieren empleados con grados de artes liberales?  A medida que las universidades de todo el país comiencen a acelerar nuevamente, es posible que desee reconsiderar su especialización. 
 
“La Filosofía podría ser el hilo conductor de la escuela” La Filosofía puede ser una herramienta con la que acercarse a conceptos de todas las materias. Una forma de hacer, más allá del currículo se secundaria. Irene de Puig lo tiene claro y lleva años haciéndolo. 
 
El valor de las humanidades (incluso para empresas y profesionales con orientación científica o tecnológica)

Balancing Talent: Schools that connect artistic creativity to academic education  As the Times Educational Supplement (TES) states, “It should go without saying that art and design, dance, drama, music and other creative subjects should be an important part of every child’s school curriculum.” Schools that connect artistic creativity to academic education are, evidently, on the right track. By unleashing a child’s innovative spirit, these schools don’t only serve their students a multidisciplinary education, but also grant them the unrelenting freedom to express. But why is self-expression so important in today’s education sector? The answer lies in the foundation of the ‘growth mindset’. Rather than constricting a child’s learning pattern to outdated styles and patterns of thought, otherwise known as a ‘fixed mindset’, a growth mindset gives learners the power to further explore their abilities. 


 

Educar en el Arte: un derecho y una necesidad

Inteligencias Múltiples Encasilladas

Estudiar arte mejora el rendimiento en matemáticas

Rol del arte en la educación

Para los niños: mejor Shakespeare que Mozart

Interesantísimo: ¿Que fue primero, la gallina o el huevo? La vieja pregunta, finalmente respondida (mas o menos).

GARDNER: Lo Verdadero, lo Bello y lo Bueno

Imanol Aguirre "Enseñar arte es formar sujetos críticos y eso siempre es una amenaza". Cuando una persona es consciente y sensible y se da cuenta del lugar que ocupa en el mundo y si no está de acuerdo con ello, pues aparecen situaciones de ruptura y de disenso. Y en este momento no interesa tener ese tipo de ciudadanos." 

Las asignaturas de humanidades relegadas se reivindican (por Saray Marqués eldiariodelaeducacion 23/12/2016)  Se acostaron como ‘marías’ y se levantaron como asignaturas “que distraen”, en expresión wertiana. Son aquellas materias más creativas, que han perdido carga horaria y entidad cortesía de la Lomce y que, sin embargo, advierte ahora la OCDE, no conviene ningunear. Algunos profesores de este campo nos cuentan cómo lo hacen ellos en clase

Profesoras contra la pedagogía tóxica, y el uso del arte para emocionar, requisito para aprender  Las investigaciones sobre neuroeducación demuestran que para activar el deseo de pensar es necesario encender previamente una emoción, y para ello es fundamental despertar la curiosidad. “Hay que comenzar la clase con un elemento provocador, puede ser una frase, un dibujo o un pensamiento; algo que resulte chocante”, indica Francisco Mora, profesor de la Facultad de Medicina de la Complutense y autor del libro Neuroeducación. Solo se puede aprender aquello que se ama. 

Humanismo para lograr alumnos a prueba de robots. En un momento en el que el conocimiento técnico gana peso sobre las humanidades en la educación, llega el momento de resaltar las capacidades humanas como motor de aprendizaje. En estos alegatos por retomar el humanismo en los colegios, la ética constituye una parte fundamental. Según Leonhard, la evolución técnica requiere que se ponga encima de la mesa la diferencia entre tener la posibilidad de desarrollar algo y que ese algo sea correcto. Advirtió de que en un futuro no demasiado lejano las compañías tecnológicas podrán hacer lo que se les antoje. “En Silicon Valley ya existen empresas que trabajan sobre la muerte, en cómo alargar la vida quién sabe si hasta los 150 años”, afirmó. Como posibilidad para limitar de alguna manera este mundo sin ley, una opción que consideró también necesaria es constituir lo que denominó un Consejo Ético Digital.