PISA distorsiona la educación (Revista Padres-Cosas 208)

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Cuestionamientos al ranking promovido por la OCDE 

PISA DISTORSIONA LA EDUCACIÓN 

Por León Trahtemberg, Revista Padres-COsas # 208 del 14/10/2015 

Como ocurre con los monopolios  en la economía, que fijan precios, estándares y condiciones al mercado, del mismo modo las pruebas PISA, con el fuerte respaldo de la OECD, han marcado una  existencia monopólica de pruebas internacionales  en  el limitado mercado de pruebas mundiales,  opacando o anulando la emergencia de cualquier otra prueba o criterios para calificar la calidad de la educación de los diversos países del mundo. Con ello sus mentores se  convierten en los superministros de educación del mundo.  Ellos definieron qué hay que evaluar  con preguntas que tienen respuestas pre establecidas sobre ciertas competencias de matemáticas, lectura y ciencias  para los escolares de 15 años de los países participantes. Con esas preguntas y sus rankings de resultados han forzado a todos los sistemas educativos del mundo a alinearse con sus conceptos y modelos de pruebas. 

¿Por qué esas áreas? Porque son las que tradicionalmente se han considerado habilidades duras y son las más fáciles de evaluar en pruebas de opciones múltiples en las que hay que escoger la respuesta  “correcta” entre las propuestas por el evaluador, mostrándose impermeables  a la   renovación de los criterios de evaluación educativa más relevantes para nuestros tiempos.     

Las pruebas PISA están inspiradas en la creencia de que un joven  de 15 años que logra un pensamiento complejo en lectura, matemáticas o ciencias de acuerdo al currículo europeo vigente puede darse por bien educado. Es decir, tiene las mejores oportunidades de éxito en la educación superior y lo que sigue después. Tomados como conjunto, las sociedades cuyos alumnos tienen ese desempeño son las que se consideran que educan bien a sus jóvenes. Pero, ¿es realmente así?

Corea del Sur y China tienen buenos resultados en PISA pero su educación es tortuosa y sus logros en educación superior solamente consideran a los jóvenes que pasan por el difícil filtro meritocrático de los exámenes de ingreso a las universidades, con tasas de un ingresante por cada 50 o más postulantes.  Estados Unidos e Israel califican a media tabla en PISA pero son los líderes mundiales en el desarrollo de tecnología, patentes y emprendimientos (start ups), en un mundo en el que los jóvenes deben ser capaces de crear su propio empleo más que esperar que otros se los den, porque eso los condena a ser trabajadores temporales, discontinuos, sujetos a los vaivenes del mercado que se informatiza y automatiza, y sin garantía de buena remuneración.   

Por otro lado, el mundo empresarial se queja cada vez más de la falta de preparación de los estudiantes universitarios y profesionales por la carencia de las habilidades blandas, habilidades  espaciales, sociales y creatividad que PISA no evalúa. En cambio, las que evalúa son cada vez menos relevantes.  

ESTÁNDAR y JERARQUÍA 

Uno de los más grandes contribuyentes a la revisión del pensamiento educativo de estos tiempos  es el psicólogo Howard Gardner de la Universidad de Harvard, quien formuló la ahora universalmente aceptada teoría de las inteligencias múltiples (Frames of Mind, 1983). Sostiene  que cada persona tiene ocho inteligencias o habilidades cognoscitivas semiautónomas que trabajan juntas pero que se desarrollan de distinta manera  e intensidad en cada estudiante,  dependiendo de su carga genética y del contexto cultural en el que se educa.  

Ellas son la inteligencia lingüística, lógica-matemática, corporal y cinética, visual y espacial, musical, naturalista, interpersonal  o inteligencia social, y la inteligencia intrapersonal. (Gardner  estuvo pensando en incluir una novena inteligencia que denominaría “existencial” referida al dominio de los asuntos religiosos, espirituales y trascendentes de la vida)

Las pruebas PISA solamente evalúan los aprendizajes basados en dos de las ocho inteligencias (la lingüística y la lógico matemática y parcialmente la naturalista) dejando fuera todas las otras, descalificando con ello a todo aquél que puede tener una bajo nivel de desarrollo intelectual en matemáticas o lengua, pero alto o muy alto en las otras seis inteligencias. 

Los psicólogos e innovadores educativos señalan reiteradamente, basados en la investigación en pedagogía, sicología del aprendizaje y neurociencias, que el pensamiento divergente es mucho más potente que el lineal -de ruta única- que plantea la escuela tradicional, y que la capacidad de investigar, plantear teorías y preguntas relevantes es más importante que la de responder a preguntas cerradas hechas por los examinadores. Las pruebas “para escoger una de las respuestas pre establecidas” son mucho más cerradas que las evaluaciones continuas que se hace de los estudiantes a lo largo de su proceso de aprendizaje.     

Cuando hace unos años vino de visita a Lima Andreas Schleicher, director de PISA, en un panel académico le pregunté “supongamos reunimos en un salón a Beethoven, Picasso, Freud, Shakespeare, Elton Johns, Konrad Adenauer, Maradona, el Papa Juan Pablo II, ¿qué  resultado obtendrían en las pruebas de matemáticas, lengua y ciencias y como predeciría eso su desempeño futuro? Todos ellos han sido geniales en sus áreas de talento, pero difícilmente  aprobarían las pruebas PISA en las tres áreas. La respuesta obviamente era que posiblemente no las aprobarían, pero su presunción era que tomada en conjunto toda la población que rinde las pruebas, el promedio del desempeño de los alumnos en las tres áreas sí sería un buen indicador y predictor del éxito educativo. 

Creo que todos los interesados en estos temas deben tomar con cautela los aportes de PISA y tomar nota que lo que nos enseña el mundo educativo de avanzada y el mercado laboral y empresarial apunta más bien en la siguiente dirección:   

1) Le va mejor a las personas que cultivan sus habilidades y competencias más que a las que se  obsesionan con los recorridos universitarios y los títulos académicos.

2) Las habilidades cognitivas duras clásicas más examinadas no son tan importantes ya para las empresas. Más importantes ahora son las habilidades blandas, sociales y creativas. 

3) Tiene ventajas desarrollar un pensamiento crítico, cuestionar lo establecido, diferenciar entre realidad, ficción y opinión, ser aprendices independientes, saber cómo averiguar las cosas por sí mismos, colaborar, ayudarse. 

4) Más que continuar o mejorar lo ya establecido es ventajoso prepararse para lidiar con los cambios, con un futuro incierto sobre el que no tenemos control. Aprender a investigar lo desconocido más que lo conocido. En eso las habilidades blandas son más potentes que las duras

En suma, hay que tener cuidado con sacralizar los informes de las pruebas PISA, que es la bandera usada por la OECD para la evaluación comparativa de los sistemas educativos basada en el credo  sobre el valor de tener estándares universales uniformes y la rendición de cuentas en relación a ellos. En los hechos tiene efectos secundarios muy problemáticos como la jerarquización de los países, la depresión de los educadores de los países que salen con malos puntajes, la erosión de la  legitimidad social de la formación escolar, y la fuerte tendencia a orientar el currículo y los quehaceres pedagógicos en función de las pruebas PISA (cuando en realidad ellas solo abarcan un pequeño porcentaje de lo que se espera que los jóvenes aprendan en la escuela).  Además, como sólo se  evalúan algunas capacidades cognitivas, dejan fuera otras capacidades que son esenciales para el desarrollo personal y social de los jóvenes. 

AUTOCRÍTICA

Aunque siempre he sido escéptico respecto al valor de la evaluación de los aprendizajes y  capacidades de los alumnos usando pruebas de lápiz y papel  o algún software para marcar, (y a partir de ellas hacer la predicción de sus posibilidades futuras), debo reconocer autocríticamente que en varias oportunidades me he dejado llevar por el uso de las pruebas PISA como un potente  referente para explicar el nivel educativo en el que se encuentra un país.

No es que la educación peruana no esté languideciendo como se desprende también de PISA, pero las razones para ello y las opciones para replantear su ruta hacia la excelencia  no pasan por el simple expediente de apuntalar las áreas que miden las pruebas PISA. Formar personas  conscientes de sus fortalezas y limitaciones, capaces de ser buenos ciudadanos, estudiantes competentes y profesionales innovadores y apasionados con sus quehaceres,  supone un conjunto de ingredientes formativos mucho más amplio y diverso que el que plantea las pruebas PISA. 

VERSIÓN BREVE EN LA WEB  DE PADRES-COSAS 

PISA distorsiona la educación (León Trahtemberg en Padres-Cosas 208, Octubre 12, 2015)

Aunque siempre he sido escéptico respecto al valor de la evaluación de los aprendizajes y  capacidades de los alumnos usando pruebas de lápiz y papel  o algún software para marcar, (y a partir de ellas hacer la predicción de sus posibilidades futuras), debo reconocer autocríticamente que en varias oportunidades me he dejado llevar por el uso de las pruebas PISA como un potente  referente para explicar el nivel educativo en el que se encuentra un país.

No es que la educación peruana no esté languideciendo como se desprende también de PISA, pero las razones para ello y las opciones para replantear su ruta hacia la excelencia  no pasan por el simple expediente de apuntalar las áreas que miden las pruebas PISA. Formar personas  conscientes de sus fortalezas y limitaciones, capaces de ser buenos ciudadanos, estudiantes competentes y profesionales innovadores y apasionados con sus quehaceres,  supone un conjunto de ingredientes formativos mucho más amplio y diverso que el que plantea las pruebas PISA. 

Como ocurre con los monopolios en la economía, que fijan precios, estándares y condiciones al mercado, del mismo modo, las pruebas PISA, con el fuerte respaldo de la OCDE, han marcado una existencia monopólica de pruebas internacionales en el limitado mercado de pruebas mundiales, que opacan o anulan la emergencia de cualquier otra prueba o criterios para calificar la calidad de la educación de los diversos países del mundo. Con ello, sus mentores se convierten en los superministros de educación del mundo. Ellos definieron qué hay que evaluar con preguntas que tienen respuestas preestablecidas sobre ciertas competencias de matemáticas, lectura y ciencias para los escolares de 15 años de edad de los países participantes. Con esas preguntas y sus rankings de resultados, han forzado a todos los sistemas educativos del mundo a alinearse con sus conceptos y modelos de pruebas. 

¿Y por qué esas áreas? Porque son las que tradicionalmente se han considerado habilidades duras, y son las más fáciles de evaluar en pruebas de opciones múltiples en las que hay que escoger la respuesta “correcta” entre las propuestas por el evaluador, y se muestran impermeables a la renovación de los criterios de evaluación educativa más relevantes para nuestros tiempos. Las pruebas PISA están inspiradas en la creencia de que un joven de 15 años que logra un pensamiento complejo en lectura, matemáticas o ciencias, según currículo europeo vigente, puede darse por bien educado. Es decir, tiene las mejores oportunidades de éxito en la educación superior y lo que viene después. Tomadas como conjunto, las sociedades cuyos alumnos tienen ese desempeño son las que consideran que educan bien a sus jóvenes. Pero ¿es realmente así?

Corea del Sur y China tienen buenos resultados en PISA, pero su educación es tortuosa y sus logros en educación superior solamente consideran a los jóvenes que pasan por el difícil filtro meritocrático de los exámenes de ingreso a las universidades, con tasas de un ingresante por cada cincuenta o más postulantes. Estados Unidos e Israel califican a media tabla en PISA pero son los líderes mundiales en el desarrollo de tecnología, patentes y emprendimientos (startups), en un mundo en el que los jóvenes deben ser capaces de crear su propio empleo más que esperar que otros se los den, porque eso los condena a ser trabajadores temporales, discontinuos, sujetos a los vaivenes del mercado que se informatiza y automatiza, y sin garantía de buena remuneración.   

Por otro lado, el mundo empresarial se queja cada vez más de la falta de preparación de los estudiantes universitarios y profesionales por la carencia de las habilidades blandas, espaciales, sociales y la creatividad, que PISA no evalúa. En cambio, las que evalúa son cada vez menos relevantes.  

ESTÁNDAR Y JERARQUÍA

Uno de los más grandes contribuyentes a la revisión del pensamiento educativo de estos tiempos es el psicólogo estadounidense Howard Gardner, de la Universidad de Harvard, quien formuló la ahora universalmente aceptada teoría de las inteligencias múltiples, la cual sostiene que cada persona tiene ocho inteligencias o habilidades cognoscitivas semiautónomas que trabajan juntas pero que se desarrollan de distinta manera e intensidad en cada estudiante de acuerdo con su carga genética y con el contexto cultural en el que se educa. Estas son las inteligencias lingüística, lógica-matemática, corporal y cinética, visual y espacial, musical, naturalista, interpersonal o inteligencia social, e intrapersonal. Gardner también estuvo pensando en incluir una novena inteligencia que denominaría “existencial”, referida al dominio de los asuntos religiosos, espirituales y trascendentes de la vida.

Las pruebas PISA solamente evalúan los aprendizajes basados en dos de las ocho inteligencias (la lingüística y la lógico-matemática y, parcialmente, la naturalista), y dejan fuera las demás, con lo que descalifican con ello a todo aquel que puede tener una bajo nivel de desarrollo intelectual en matemáticas o lengua, pero alto o muy alto en las otras seis inteligencias. Los psicólogos y los innovadores educativos señalan reiteradamente, basados en la investigación en pedagogía, la psicología del aprendizaje y las neurociencias, que el pensamiento divergente es mucho más potente que el lineal –de ruta única, que plantea la escuela tradicional–, y que la capacidad de investigar, plantear teorías y preguntas relevantes es más importante que la de responder a preguntas cerradas hechas por los examinadores. Las pruebas “para escoger una de las respuestas preestablecidas” son mucho más cerradas que las evaluaciones continuas que se hacen de los estudiantes a lo largo de su proceso de aprendizaje.

AUTOCRÍTICA

Aunque siempre he sido escéptico respecto al valor de la evaluación de los aprendizajes y capacidades de los alumnos usando pruebas de lápiz y papel  o algún software para marcar, (y a partir de ellas hacer la predicción de sus posibilidades futuras), debo reconocer autocríticamente que en varias oportunidades me he dejado llevar por el uso de las pruebas PISA como un potente  referente para explicar el nivel educativo en el que se encuentra un país.

No es que la educación peruana no esté languideciendo como se desprende también de PISA, pero las razones para ello y las opciones para replantear su ruta hacia la excelencia  no pasan por el simple expediente de apuntalar las áreas que miden las pruebas PISA. Formar personas  conscientes de sus fortalezas y limitaciones, capaces de ser buenos ciudadanos, estudiantes competentes y profesionales innovadores y apasionados con sus quehaceres,  supone un conjunto de ingredientes formativos mucho más amplio y diverso que el que plantea las pruebas PISA. 

Lee la nota completa en la versión impresa de PADRES-COSAS 208

En FB  https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/707196192714252?pnref=story

Artículos afines: 

Sala i Martín avisa: PISA no mide conocimientos esenciales  El economista y profesor de Columbia University Xavier Sala i Martín, ha advertido en una retahíla de tuits que alegrarse por los buenos resultados de las evaluaciones PISA es "un gravísimo error" porque estas pruebas no lo miden todo y dejan de lado competencias, habilidades y conocimientos que son tanto o más necesarios que las matemáticas, la expresión escrita y las ciencias, las tres áreas que PISA evalúa. El economista catalán avisa de que concentrar la educación en estas pruebas puede arrinconar aprendizajes decisivos para el mundo que viene, como pasó en la China medieval. 

VIDEO Redes y Poder presentación y análisis #entrevista a León Trahtemberg, 08-12-2016  Entrevista de Alfonso Baella a León Trahtemberg sobre la coyuntura política, el sentido de los resultados de PISA, el rol del ministro de Educación Jaime Saavedra, la promoción de la innovación, y el pacto político por la educación

VIDEO León Trahtemberg en Ampliación del Domingo de RPP del 28 12 2015 hablando de las disrupciones que requiere la educación peruana para dar saltos significativos en la calidad de la educación que ocurre dentro de la escuela y particularmente dentro del aula  https://www.youtube.com/watch?v=D_Kq5Cuqh4I&feature=youtu.be 

(Brillante) Yong Zhao: What Brexit and U.S. Election Surprises Can Teach Us about PISA 

PISA’s confidence in the predictive power of its assessment also comes from the past. The subjects it chose to assess–science, reading, and math—have long been believed as important for success in life all over the world. They have been the core subject matter schools teach worldwide with the belief that they are essential for living in the modern age. But will these subjects turn out to help today’s fifteen-year olds ten, twenty, or thirty years later? Are they right candidates for all people in the future, or might different individuals need different sets of skills and knowledge?

Does PISA results in reading, math, and science accurately capture the domains of expertise each individual needs for successful participation in the future society anywhere in the world?

PISA not only tries to use its test results in these subjects to predict what skills and knowledge fifteen-year olds will need to succeed in the future, it also disseminates, based on these scores, education policies and practices it believes will equip children with these skills and knowledge. It has the potential to affect the livelihood of hundreds of millions of children, hence the entire world. The consequences are serious. The stakes are so high. Therefore, we must question the quality of the PISA results before eagerly jumping to conclusions. Don’t read too much into it. 

España "El fin de la educación no es crear seres empleables, sino íntegros" (César Bona, España) Bona promueve un cambio educativo basado en el aprendizaje competencial, donde se ponga al centro al niño, no las notas ni el currículo educativo ni el maestro. “El fin de la educación no es crear seres empleables. Hay gente que solo piensa que hay que formar para trabajar, pero de lo que se trata es de crear seres íntegros. Cualquier jefe o compañero requiere gente que vea retos en lugar de problemas, que sean creativos, que sepan trabajar en equipo, respetuosos… Todo eso es lo que debe trabajarse." "Hay que parar de tanto conocimiento e invitar a la reflexión a los niños también y dar importancia a cuestiones como la autoestima. El factor que más influye en el éxito académico es el autoconcepto y las expectativas que tienen los demás de ti. Para formar seres íntegros, el conocimiento es una de las partes que hay que tener en cuenta, pero es preciso educar en la frustración, en la resiliencia, en la autoexigencia, en el respeto a las diferencias… Y todo eso no se tiene en cuenta en PISA".  

La OCDE imbeciliza el concepto de conocimiento a través de PISA Pablo Gentili es uno de los mayores expertos en educación y desigualdad de Latinoamérica. Hablamos con él sobre OCDE, PISA y educación. Es una visión reduccionista de la educación impuesta por la capacidad de orientación de la política de la OCDE. ¿Qué hacen PISA y la OCDE? Determinan, con un criterio arbitrario y que no se pone nunca en discusión, qué necesita aprender un joven para tener éxito. Esto debería ser motivo de un gran debate público: qué es necesario saber. Si para triunfar en la vida hay que hacer lo que dice la OCDE, ¿para qué necesitas la música? ¿Para qué sirve el arte, la sociología, la filosofía? ¿Para qué sirve pensar, inclusive, en la matemática como una herramienta de transformación? La matemática que se aprende, es una matemática para los negocios, para la empresa, para la gestión, para el management. No es una matemática humana. Es una visión totalmente limitada, primitiva de la educación. La OCDE no es que sea tan mala, pero imbeciliza el concepto de conocimiento en una sociedad, que, a su vez, imbeciliza lo que dice la OCDE. Cuando Wert entiende lo que dice la OCDE, lo trivializa mucho más, lo estupidiza mucho más. Y esto va bajando hasta la directora de escuela. 

"No creo en los resultados de PISA" El presidente del Instituto Weizmann pide que la educación fomente la imaginación. Zajfman preside el Instituto Weizmann de Israel, el sexto mejor centro educativo de ciencias —según el Índice de Innovación Natural 2017— y el único no estadounidense entre los diez que encabezan el ranking. En sus años como investigador de Física Molecular y luego dirigiendo a este instituto que sacó tres premios Nobel, comprobó que "sin el uso de la imaginación, la Matemática y la Física son inútiles". Es por eso que este científico descree de los resultados de las pruebas PISA, las que miden la capacidad de resolución de problemas en Matemática, Ciencia y Lengua en alumnos de 15 años. "La ciencia consiste en hacer buenas preguntas o pensar varias respuestas a un problema. No tiene sentido que se le pida al estudiante que memorice una respuesta concreta para un tipo de dificultad". 

PISA distorsiona la educación (Revista Padres-Cosas 208)

PISA: Me arrepiento de sobrevalorarla

Jugar con juegos de construcción en la niñez desarrolla habilidades espaciales que son útiles hasta en la adultez. De acuerdo a una nueva investigación, la influencia de ciertos juegos infantiles, tales como los Legos, demostró ser mayor que otros factores, como especialización universitaria, rendimiento académico e incluso cantidad de cursos universitarios ya completos. 

¿Cuándo y adónde medir la calidad de la educación?

PISA 2012 ¿Qué tanta sorpresa?

Perú en las pruebas PISA 2009

PISA 2009 sigue dando que hablar

Finlandia: Poco ruido y muchos logros  

Richard Gerver: “Hay demasiadas modas pasajeras en la educación”.Las escuelas se centran demasiado en lo académico. En España o Inglaterra los exámenes son la razón de ser de la escuela. Esto tiene que parar. La educación no va de aprobar exámenes, sino de desarrollar a los jóvenes para que tengan éxito. Los profesores no necesitan los exámenes para eso. Seamos serios. Están evaluando a sus alumnos todo el tiempo. Los exámenes existen porque les gustan a los políticos y los piden los padres. Pero, en realidad, como herramienta, obstaculizan la educación, no la mejoran. La OCDE señala que los países con sistemas que se centran en exámenes son en los que los chicos tienen más dificultades para encontrar un trabajo. Esto se debe a que la educación no está enfocada a su desarrollo, sino a prepararlos para un examen. 

Los 20 retos de la educación del siglo XXI: La creatividad y la inteligencia emocional son dos ámbitos que debe desarrollar la escuela del futuro (ABC.ES EDUCACIÓN  M. J. PÉREZ-BARCO 11/12/2013)  

Educación y fe; por Richard Webb Director del Instituto del Perú de la USMP El Comercio 10 01 2016 Entre las grandes religiones del mundo, la educación se lleva, sin duda, el premio a la fe más ferviente y más universal.

When an adult took standardized tests forced on kids (By Valerie Strauss December 5, 2011)  Relata  la experiencia de un empresario exitoso que dio las pruebas Florida Comprehensive Assessment Test (FCAT) para el 10mo grado. Es un ciudadano reconocido, con buena familia, que maneja una empresa de 3 billones de dólares con 22,000 empleados. Tiene un bachillerato, dos maestrías, 15 créditos acumulados para obtener un doctorado. En la prueba de  matemáticas de 60 preguntas no pudo contestar ninguna y pudo  adivinar correctamente 10 de ellas. En el test de lectura obtuvo  62%, que calificaría con D en la escala de evaluación escolar.  

14 12 2016 Instituciones y personalidades internacionales firman “Manifiesto internacional contra PISA y la lógica estandarizadora de la educación en el mundo”  Ante la sexta entrega de los resultados del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA), los abajo firmantes declaramos nuestro más absoluto rechazo a la prueba, a sus versiones nacionales, y a la lógica homogeneizadora de los sistemas educacionales que se impone. 

La OCDE imbeciliza el concepto de conocimiento a través de PISA. Pablo Gentili es uno de los mayores expertos en educación y desigualdad de Latinoamérica.  Hablamos con él sobre OCDE, PISA y educación. Es una visión reduccionista de la educación impuesta por la capacidad de orientación de la política de la OCDE. ¿Qué hacen PISA y la OCDE? Determinan, con un criterio arbitrario y que no se pone nunca en discusión, qué necesita aprender un joven para tener éxito. Esto debería ser motivo de un gran debate público: qué es necesario saber. Si para triunfar en la vida hay que hacer lo que dice la OCDE, ¿para qué necesitas la música? ¿Para qué sirve el arte, la sociología, la filosofía? ¿Para qué sirve pensar, inclusive, en la matemática como una herramienta de transformación? La matemática que se aprende, es una matemática para los negocios, para la empresa, para la gestión, para el management. No es una matemática humana. Es una visión totalmente limitada, primitiva de la educación. La OCDE no es que sea tan mala, pero imbeciliza el concepto de conocimiento en una sociedad, que, a su vez, imbeciliza lo que dice la OCDE. Cuando Wert entiende lo que dice la OCDE, lo trivializa mucho más, lo estupidiza mucho más. 

Videos afines:  

ANEXO Video de Andreas Schleicher, subdirector de Educación de la OCDE y director general de PISA explica la situación del Perú en el contexto mundial  (Habla en inglés pero todos los cuadros y textos de apoyo aparecen en castellano ) http://www.youtube.com/watch?v=ETp45JClULo#t=1142 

ANEXO: Video de Andreas Schleicher: Evaluaciones internacionales y competencias siglo XXI  ¿Algún día PISA podrá considerar competencias ciudadanas, sociales, artísticas, etc.? Andreas Schleicher, director de Educación de la OCDE, conversa con José Weinstein sobre las competencias y habilidades para el siglo XXI, los resultados de la prueba PISA y su relación con el futuro desarrollo económico de los países, así como la necesidad, en Chile, de fortalecer la educación pública. + info  www.educarchile.cl/entrevista_educativa 

RESULTADOS DE PISA 2016 FAVORECEN AL PERÚ 

En la entrevista de Fernando Vivas que publica El Comercio de hoy 27/11, el Ministro Jaime Saavedra anuncia que el 5 de diciembre se levantará la autocensura de los ministerios de educación para dar la información de los resultados de PISA 2015 que hace semanas ya tienen en su poder.  

—FV: El 5 de diciembre conoceremos los resultados de las pruebas PISA.

JS: La última vez éramos los últimos, pero éramos el país que más había mejorado.

—FV:¿Se anima a hacer una apuesta sobre cuánto habremos ascendido?

JS: No, porque la OCDE es muy pulcra al anunciar la prueba. Lo que sé es que hemos mejorado.

LT: Algunos funcionarios de otros países han filtrado los resultados que coinciden con lo que dice Jaime  Saavedra, en el sentido de que el resultado del Perú lo coloca en un orden de mérito algo mejor que en Pisa 2012. Al parecer eso ocurre por haberse sumado más países "débiles" al conjunto de países   participantes, en un contexto en el que  toda la educación de América Latina está en crisis. Sin embargo, no dejará de ser una buena noticia para la debilitada autoestima nacional en materia educativa y para dar ánimos al equipo ministerial de Saavedra para seguir con los esfuerzos de reflotar la educación peruana.

Particularmente espero que la publicación de esos resultados no perturbe el entendimiento de que 1) PISA son pruebas cuyo valor es muy limitado y sus rankings como sinónimo de mejor o peor calidad de la educación son  crecientemente cuestionados por analistas en diversos países (Ejemplo: si Finlandia cae 5 a 10 puestos de una PISA a otra o China sube esos 5 puestos, quiere decir que en 3 años se malogró la calidad de la educación finlandesa o se disparó la calidad de la china?) y  2) Subir o bajar unos puestos en el grupo de lo que PISA rankea como los coleros no debería distraer los esfuerzos por encontrar fórmulas peruanas que promuevan la innovación educativa y los saltos de calidad educativa  más rápidos y eficaces.. El próximo CADE será una oportunidad para apuntalar esta urgencia.  

En FB https://www.facebook.com/groups/comitedelectura/permalink/1879552985610495/

En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/918814524885750?pnref=story  

============================================================= 

#1 También  hay fans de PISA. Es bueno leer de todo para formarse criterios propios.

Enderezando la torre de PISA, por Sergio Urzua. Sostiene que: "Sin entrar en los desafíos técnicos que implica examinar el punto, cabe recordar que la literatura ha documentado una asociación robusta entre PISA y el desempeño económico de los países (Hanushek y Woessmann, 2012), dimensión de incuestionable trascendencia. La lógica es simple: mejores sistemas educativos generan individuos mejor preparados para enfrentar el mercado laboral y, por lo tanto, en el mediano y largo plazo esto se debería traducir en un mayor crecimiento económico. De hecho, a la luz de dicha evidencia, es posible estimar que los avances del Perú en PISA ya habrían significado un aumento de casi 4% en el producto per cápita del país, no el actual, sino el del 2050. Es que los retornos económicos de hacer las cosas bien en educación toman tiempo, pero se acumulan y tarde o temprano se concretan."

(LT: Mi opinión (obviamente diferente, para los que me siguen en FB) la publicará El Comercio el próximo  miércoles. Dicho sea de paso si se lee a Martin Carnoy de Stanford y a Yong Zhao de Kansas se encontrarán sustentaciones distintas a las de los académicos citados en esta columna)

#2 También hay fans de PISA. Es bueno leer de todo para formarse criterios propios.

The Economist editorializa valorando PISA. Dice: Culture or policy? What the world can learn from the latest PISA test results

Sostiene que: "PISA has flaws. It is one of many standardised tests, and tests are not all there is to learning. But it matters. It is the most influential research report in education for good reason. It offers informed guidance on what policymakers should do to fix their school systems. Just as importantly, it tells them what not to do".

(LT: Mi opinión (obviamente diferente, para los que me siguen en FB) la publicará El Comercio el próximo miércoles. Dicho sea de paso si se lee a Martin Carnoy de Stanford y a Yong Zhao de Kansas se encontrarán sustentaciones distintas-opuestas a las de los otros académicos consultados por The Economist)

#3 También hay fans de PISA. Es bueno leer de todo para formarse criterios propios.

ANDRÉS OPPENHEIMER El desastre educativo de las AméricasSostiene que: "En Singapur y Pekín, visité los institutos privados nocturnos que enseñan matemáticas, ciencias e inglés, y me sorprendió verlos repletos de estudiantes hasta altas horas de la noche. A las 9 de la noche, vi a estudiantes sentados en sus pupitres con los mismos uniformes escolares con los que habían salido de sus casas a las 6:30 de la mañana.

Lo que es más, sus padres y abuelos estaban sentados en la parte de atrás del aula, matando el tiempo leyendo revistas, para luego llevarlos a sus casas. Una parte considerable de la población de estos países tiene una cultura familiar de educación: los padres y los abuelos invierten gran parte de su tiempo y dinero en la educación de sus hijos"

(LT: Mi opinión (obviamente diferente, para los que me siguen en FB) la publicará El Comercio el próximo miércoles. En el caso de Oppenheimer coincido con las conclusiones pero no con su admiración a los resultados de PISA porque el retraso al que alude no requiere de PISA para reconocerse, ni requiere poner a PISA como el referente para reformular la educación de nuestros países, entre otras razones porque las habilidades del pasado no equivalen a las requeridas para el futuro, aunque en EE.UU. suele ser una convicción muy popular. Por lo demás no imagino que la familia y cultura latinoamericana pueda ni quiera reproducir el modelo de estudiante asiático que describe)