Tomar responsabilidades por otros (no basta con ser feliz)

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 02 10 2015

¡Quiero que mi hijo sea feliz!, es una expresión que repiten una y otra vez los padres de hoy.  De allí que vale la pena preguntarse si eso es lo mejor para el futuro bienestar de su hijo y la comunidad, o en cambio lo es aprender a tomar responsabilidad por otros. 

A contrapelo de lo que podría decir el sentido común,  el psicólogo de Harvard Richard Weissbourd ve un problema en el hecho que 80% de los niños en un estudio que hizo dijeron que a sus padres les preocupa más sus logros personales y felicidad que su capacidad de ser empáticos y responsables con los demás  (Teaching empathy: What kind of parent are you? Amy Joyce February 4, 2014)

Pero cuidado. Focalizarse solo en el bienestar de sus hijos sin el debido balance social hace que ellos también se focalicen en sí mismos, en vez de hacerlo hacia los demás, lo que lleva a conductas sociales nocivas como a deshonestidad, falta de respeto y crueldad. En vez de preocuparse por ejemplo por que un alumno nuevo no se sienta solo, se preocupa solamente por aprobar sus exámenes.  

Cuando los niños son empáticos y toman responsabilidad por otros porque sienten que es lo correcto, tienen más probabilidades de tener mejores relaciones y más duraderas durante toda su vida, ingredientes esenciales para el éxito y la felicidad. 

Weissbourd aconseja a los padres:  1. Recuerden que son modelos para sus hijos  2. Dejen de  centrarse en sus sentimientos y conversen sobre las acciones en relación a los demás. 3. Dosifiquen las alabanzas para evitar que sean autocomplacientes.  4. Hagan cosas por otros y practiquen lo que predican.

En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/702406043193267?pnref=story