MOOCs de Harvard y MIT aún en pañales

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

El Tiempo 28 02 2015

Los partidarios de ver la tecnología de información como agente de transformación educativa  están ahora entusiasmados con los MOOCs (massive open online courses). Dicen que hará  accesible la educación para todos. Pero, en la historia de la educación contemporánea ninguna predicción de que la tecnología la transformaría ha acertado. Aún así, sostienen que “ahora sí”.  ocurrirá. Veamos entonces qué se conoce a la fecha de lo que ha ocurrido con EdX, la plataforma  para los cursos libres online ofrecida por las más reconocidas universidades del mundo, usando datos del informe “HarvardX and MITx: The First Year of Open Online Courses Fall 2012-Summer 2013” (Ho, A. D., Reich, J., Nesterko, S., Seaton, D. T., Mullaney, T., Waldo, J., & Chuang, I. 2014).

El análisis de los 17 cursos gratuitos ofrecidos online en ese período muestra una tasa muy baja de estudiantes registrados que culminan los cursos. Solo sólo 43.196, o sea el 5,1% de los 841.687 registrados  obtuvo un certificado de finalización. Además, los estudiantes se  centran  en el aprendizaje de ciertas unidades de un curso más que en completarlo. Por ejemplo, 35.937 registrados exploraron la mitad o más de las unidades en un curso y 469,702 vio algunas unidades, aunque menos de la mitad del total del curso. El 50% de registrados cesa su actividad en estos cursos en línea en la primera semana y otro 16% en la segunda semana, y estos porcentajes siguen disminuyendo durante las semanas siguientes. Es decir que los que sobreviven a la primera semana tienen buenas posibilidades de seguir adelante las semanas siguientes. Hubo 1.912 registrados que obtuvieron al menos un certificado de ambas instituciones (0.2%) y 76 obtuvieron 5 o más certificados de los primeros 17 cursos. 

Todo esto sugiere que el desarrollo de los MOOCs gratuitos (y en el futuro las certificaciones de conclusión pagadas) debe dirigirse hacia crear cursos que puedan subdividirse en unidades específicas independientes, que se aprenden “en el tiempo justo”, en vez de focalizarse  solamente en los cursos completos en los que la exigencia del pago ahuyentará a muchos  interesados en tomar algunas de las unidades de los cursos. Dicho sea de paso, para los profesores también será más fácil crear unidades puntuales que cursos completos online.     

En FB  https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/617837624983443?pnref=story

Artículos afines

Ya estamos viviendo el futuro de la educación, y ahora ¿qué viene?. Entrevista con Anant Agarwal, CEO de la plataforma de cursos ‘online’ masivos de Harvard y MIT.

“On line” no sustituye “face to face”

Educación superior reconfigurada

¿Está confirmado que la tecnología mejora los aprendizajes?

Educación universitaria: mercado sin fronteras