La competencia entre escolares trae el bullying

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 23 01 2015 

Hacer competir alumnos entre sí por la rapidez en el trabajo escolar, por tener mejores notas, por tener intervenciones aplaudidas, en actividades deportivas infantiles, etc. lo único que promueve es que haya ganadores y perdedores, y que los primeros se sientan más poderosos y los otros denigrados.

Si los padres no manejan bien las relaciones equitativas con sus hijos, se alimenta la rivalidad entre hermanos que compiten por la preferencia del amor de los padres lo que incita los celos, envidias, cólera y finalmente disputas entre hermanos que compiten por la atención o preferencia de los padres. 

Por otro lado, muchos padres deben haber presenciado la manera violenta como los jugadores de colegios que son rivales tradicionales para obtener las copas juegan sus partidos de futbol. Cómo los jugadores y las barras agreden al rival y cómo los ganadores se burlan de los perdedores. Éstos alimentan su sentimiento de cólera y venganza, hasta el próximo partido. En general, en ambientes de competencia se produce una tensión entre rivales con sentimientos de estrés,  vergüenza, temor, cólera, que muchas veces está cargada de deseos de agresión y venganza.  
 
Traslademos ahora estos conceptos a un salón de clases, donde los sistemas de exámenes, notas,  y rankings entre “los buenos” y “los malos” alumnos, los que logran y no logran, alientan la sensación de superioridad en unos e inferioridad en otros. Los superiores y ganadores  se sentirán con derecho a burlarse y maltratar a los inferiores y perdedores. Caldo de cultivo para el bullying. 

Si el escenario escolar fuera uno en el que se individualiza el trato, respetan las diferencias y  alienta la convivencia armónica evitando la competencia, especialmente en inicial y primaria, buena parte del bullying se reduciría sustancialmente.      

En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/604469836320222?pnref=story 

¿Deberíamos enseñar amistad en las escuelas? Aprender a hacer las paces, tan importante como la tabla del 3  Las peleas entre niños afectan a su aprendizaje y desarrollo emocional

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/886135448153658?pnref=story  

Artículos afines:

Todo lo que se debe saber sobre el 'bullying' y cómo manejarlo. ¿Qué es?, ¿qué puede hacer si su hijo es víctima?, ¿cómo identificar al agresor? 

Don't Compare Yourself to Others  Have you ever envied someone else's success? Do you sometimes wish you had another person's life? Well, comedian Tom Shillue explains why comparing yourself to other people will put you on the fast track to an unhappy life. 

El niño cyber-acosador (bullying en la red)

Bullying: entre mujeres es peor.

Prevenir el bullying empieza con los padres

Bullying: acoso escolar en los colegios
 
El bullying a los nativos peruanos
 
Del Bullying a la Convivencia Pacífica

Hora del recreo: del bullying al buen trato 

Ley AntiBullying: Ley del Súper-Sicólogo

Leyes contra el bullying (acoso escolar)   

"Los alumnos que no compiten tienen una mejor salud mental” (David Johnson) "Cada vez que dos estudiantes trabajan juntos, la relación cambia: se entienden mejor, se aceptan y se apoyan mutuamente tanto en lo académico como en lo personal. Cuando no compiten, mejora su salud mental; ganan autoestima y mejora su habilidad para lidiar con el estrés. El grado de vinculación emocional entre los estudiantes tiene un profundo efecto en su comportamiento en el aula. Cuanto más positiva es esa relación, menores son las tasas de absentismo y de abandono. El sentimiento de responsabilidad sobre el grupo incentiva las ganas de emprender proyectos de mayor dificultad y mejora la motivación y la persistencia para alcanzar una meta conjunta. El grupo se siente unido frente a ataques externos o críticas y crece el compromiso por el crecimiento personal y académico del resto de miembros del equipo. Los niños que requieren tratamiento psicológico suelen tener menos amigos y sus amistades son menos estables a largo plazo. La esencia de la salud psicológica es la habilidad de construir, mantener y modificar las relaciones con los demás para conseguir determinados objetivos. Los que no son capaces de gestionarlo suelen presentar mayores niveles de ansiedad, depresión, frustración y sentimientos de soledad. Son menos productivos y más inefectivos en combatir la adversidad".