¿Reforma curricular o asistencia social?

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

El Tiempo, Piura 22 11 2014  

Mike Collins comenta que en 1995 en Oregon se promulgó un nuevo currículo que mejoraría los resultados de los exámenes y tasa de graduación escolar de estudiantes “Ley de la Educación para el siglo 21”. Producto de innumerables comités, consejos y debates escolares, ideó el currículo, las nuevas normas, y las pruebas. Era un clásico enfoque de "arriba hacia abajo" para resolver los problemas de la  educación. Cuatro años más tarde, los resultados de las pruebas no mostraron mejoría alguna. Lo mismo 17 años más tarde (Forbes,  12 y14 11 2014)

Colins sostiene que si no se resuelven primero los problemas y obstáculos sociales, económicos y culturales para el aprendizaje de los niños que no dependen de la escuela, difícilmente se resolverán los que dependen de los planes de estudio diseñados por los expertos.

Estos problemas afectan la habilidad del estudiante para aprender: desempleo familiar, pobreza,  violencia e índices de delincuencia en su entorno, inestabilidad familiar, hambre, acceso a atención médica. Estos niños se centran en la supervivencia y encarar sus problemas inmediatos. Con ellos los maestros lograrán muy poco sobre la base de una reforma curricular. 

Hay un segundo grupo de estudiantes que se gradúan de la secundaria pero con una formación muy frágil y escasa que no alcanza para cumplir con los requisitos de acceso a la educación superior. Muchos de ellos si ingresan luego abandonan la universidad en el primer año y van a trabajar en empleos de baja remuneración de servicios porque carecen de habilidades. Son estudiantes es desinteresados que se aburren en el colegio. Difícilmente estos estudiantes mejoren su desempeño por el hecho de elevar los estándares de exigencia.
 
Sin duda hay una minoría de estudiantes motivados que reúnen los requisitos para hacerla bien en la universidad. Ellos están comprometidos, interesados y aparentemente son capaces de dominar las exigencias, pero a ellos les da lo mismo cualquier currículo porque sabrán cómo lidiar con las diversas exigencias. Pero eso son los menos. 
 
Por lo tanto, el éxito de una reforma curricular quizá requiere previamente implementar otras acciones como contar con psicólogos y asistentes sociales en las escuelas, y suficiente  tiempo para atender las necesidades emocionales de los alumnos, temas que la escuela peruana ha rehuido sistemáticamente.

En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/578265242274015?pnref=story

Artículos afines:

Editorial corto y preciso. The real purpose of education. The UAE education system, like many other education systems, is reliant on end-of-school exams to determine student success. And so, instead of viewing education as an end in itself, students study mainly to get decent exam results and move to the next level. The inevitable result of such a mentality is that many graduates – even those who perform well in exams – may not be ready to face life’s practical challenges. And the subjects they were made to learn because of the fixed curriculum may seem useless after graduation.  As American cultural anthropologist Margaret Mead said: "Children must be taught how to think, not what to think." 

(Varios en América Latina lo venimos diciendo hace tiempo pero el sistema tiene los reflejos de un enfermo terminal....) Chile: llevamos más de una década con los resultados en las pruebas estandarizadas estancados de acuerdo con evaluaciones nacionales e internacionales.Mientras no cambiemos la forma en que la política educativa, la gestión escolar y los docentes conceptualizan el aprendizaje y las prácticas que dicha concepción acarrean, no mejorará la calidad de la educación. Tal como lo planteó Einstein, es una locura hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes. Es el momento de cambiar la mirada y las acciones.

Eliminar currículo por grado

León Trahtemberg le habla de educación y currículo a E-Quipu de Cusco

Psicólogos escolares

La epidemia de las terapias para niños.

Los inteligentes débiles de carácter, fracasan.