Educamos mercenarios: se recompensa a los alumnos para que hagan lo que el profesor les ordena

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 31 10 2014

Bien lograda la expresión de Koldo Saratxaga "estamos haciendo jóvenes mercenarios porque les educamos en que todo es a cambio de algo”  al referirse  al lugar central que tiene en la educación el miedo y la falta de libertad, y al modelo de relaciones humanas basadas en la competencia y el poder (eldiarionorte Euskadi  17/07/2014 - Eduardo Azumendi)

La escuela está estructura para hacer notar jerarquías, no solo por la verticalidad de las autoridades sobre los alumnos, sino por la gestada entre pares, al hacerlos competir por notas o méritos para diferenciar a los buenos de los malos. Se pretende que sean innovadores, emprendedores, pero se les está convirtiendo en mercenarios porque se les educa a que todo lo que hacen es a cambio de algo. No disfrutan de lo que hacen porque no sienten el orgullo de lograr algo que los apasiona. 

Se les educa a competir y no a compartir, a lo previsible, a contenerse de opinar más que a  expresarse libremente sin miedo a la desaprobación o vergüenza, por lo que no se desarrolla la imaginación y la intuición. No se acepta que todas las personas son diferentes (únicas) por lo que no se pueden conectar emocionalmente con la individualidad de c/u.

Se hace mucho daño a la convivencia escolar sana (y a la lucha contra el bullying) al incentivar a la competencia y el uso de las notas para jerarquizar, en vez de enfatizar la colaboración. 

En Facebook