Fútbol y países en crisis (tocar fondo para reinventarse)

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 18 07 2014 

Los equipos de fútbol, al igual que los gobiernos nacionales, muchas veces tienen que tocar fondo para reinventarse. Le pasó a la URSS, al Perú pos 1er García, está a punto de ocurrirles a  Venezuela, Argentina y Cuba que están próximos a tocar fondo y ser inviables con sus modelos políticos y económicos actuales. En el fútbol ahora le ha tocado a la selección de España y particularmente la de Brasil, que de milagro (con ayuditas en cada partido) llegó hasta el partido con Alemania; pero allí quedó grabada la debacle evidenciando que necesita reinventarse. 

En cambio los que venían de abajo y trabajaron en serio empezaron a levantar vuelo, como los equipos de México, Costa Rica, EE.UU., Colombia y Chile.

Siempre he pensado que lo peor que le puede pasar al Perú es clasificar un equipo para el mundial pensando en que por suerte o por ayuda divina llegaríamos, sin la existencia de un andamiaje de trabajo previo bien hecho para ser luego merecedores de una clasificación. Premiar a quien hace las cosas mal es la antesala de la debacle posterior. 

Me pregunto si la educación peruana no ha tocado fondo y necesita reinventarse de una vez por todas, lo cual obviamente por ser un asunto de gran envergadura no lo puede hacer un partido o gobierno solo, sin el concurso de todas las fuerzas políticas. Ojalá que el gobernante elegido del 2016 entienda que esa es su misión.

Artículos afín:

El mundo Mundial 1: La fábrica de ficciones Por MARTÍN CAPARRÓS NYT 11 de junio de 2018 "Es lo que hace: el fútbol es la mejor máquina de ficción que hemos inventado desde que un tal Saulo dijo que un tal Jesús había resucitado, desde que un tal Robespierre insistió en que una república da a sus ciudadanos libertad, igualdad y esas cosas. El fútbol no llega a tanto, pero es un gran fabricante de ficciones". 

Contra el fútbol, de todo corazón.En los mundiales la despersonalización llega a su clímax. Entonces todo el mundo, los mendigos sacoleros de las grandes aldeas latinoamericanas y los monjes del desapego de las alturas del Tíbet y el presidente de Francia y el colegio de cardenales, hacen entrega de sus responsabilidades ciudadanas, humanas, y civiles, y se olvidan de todo, mientras la casa se nos cae en pedazos. Y el grito de gooool estremece los cimientos de los edificios hasta el lúgubre Saturno. Y nadie te pregunta como antes, cómo estás, sino cómo van, como si no existieras. El fútbol pertenece a la categoría de las drogas de evasión, como las religiones burocráticas, el opio y la cocaína.Y cuenta (como las religiones burocráticas, el opio, la cocaína) y la pornografía y la guerra, entre las más poderosas multinacionales en la crónica de la criminalidad moderna. Aunque parezca exagerado, así parece: ni más ni menos.

El fútbol según Eduardo Galeano. En "Fútbol a Sol y Sombra"el genial escritor uruguayo regaló, además de relatos riquísimos, su visión de los actores principales del deporte.

Cinco de los mejores poemas dedicados al fútbol por el Día Mundial de la poesía