La epidemia de TDAH

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

EL TIEMPO, PIURA 04 04 2014

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico crónico, de probable transmisión genética, que afecta la transmisión normal de dopamina en ciertas áreas del cerebro que impide su funcionamiento óptimo. Afecta entre un 5% y un 10% de la población de 4 a 17 años y se caracteriza por la dificultad de los niños para mantener la atención voluntaria frente a actividades académicas u otras y la falta de control de impulsos. Las preguntas son por qué en las últimas décadas ha crecido el número de diagnosticados y cómo era en generaciones anteriores.    

Es notable que en Estados Unidos el porcentaje de diagnosticados con subsecuente tratamiento conductual y/o farmacológico ha saltado del 5% en 1990 al 11% en el 2013 en niños y jóvenes de 4 a 17 años (o sea 6.4 millones). Sin embargo una evaluación cuidadosa de esos pacientes evidencia que buena parte no tienen ninguna diferencia fisiológica con los que no tienen el diagnóstico y muchos de los niños son diagnosticados y medicados luego de una breve sesión con el pediatra denotando una asombrosa falta de rigor médico. 

Según la psicóloga Maggie Koerth-Baker, la explicación parece ser más sociológica que psiquiátrica (The Not-So-Hidden Cause Behind the A.D.H.D. Epidemic, New York Times, 15/10/2013). Resulta  muy curioso que la epidemia de diagnósticos de TDAH (A.D.H.D. en inglés) coincide con algunos cambios de políticas educativas en Estados Unidos que los han incentivado. Uno, la incorporación de A.D.H.D. al Acta Educacional de 1991 sobre Individuos con Discapacidades, y una norma de la Administración de Alimentos y Drogas de 1997 que permitía a las compañías farmacéuticas  comercializar más fácilmente directamente al público los medicamentos como el Ritalín.

El professor Stephen Hinshaw de la Universidad de California, Berkeley, encontró que en el año 2007 el 15.6% de niños entre 4 y 17 años en Carolina del Norte fueron diagnosticados con A.D.H.D. pero en California fue solo 6.2%. Junto a los sociólogos Rafalovich y Conrad de Brandeis buscaron factores asociados (salud, seguros médicos, valores culturales, percepción pública deenfermedades mentales, etc.) y lo único que encontraron fue una correlación con el cambio de políticas educacionales. Cuando el presidente George W. Bush firmó el acta de “Ningún niño se queda atrás” (No Child Left Behind Act) vinculando el esfuerzo  financiero estatal con el desempeño de los alumnos en las pruebas estandarizadas, Carolina del Norte fue el primero en adoptar ese programa y California uno de los últimos. Hinshaw encontró que cada vez que un estado asumía esa política, se incrementaban los diagnósticos de TDAH. A nivel nacional, en los 4 años siguientes los diagnósticos subieron en 22%.

Es interesante anotar que en el año 2003 mientras que en Estados Unidos la tasa era 8% en Gran Bretaña era 2%, pero actualmente ha subido a 5%. Conrad sostiene que eso se debe a distintas maneras de definir este desorden, pero que los británicos han relajado su protocolo (I.C.D.) y han ido asumiendo el de Estados Unidos (D.S.M.) 

Sobre las estadísticas de generaciones anteriores el psiquiatra Joel Nigg de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregon sostiene que es parte de una tendencia a medicar a niños que en generaciones anteriores simplemente eran etiquetados y reprimidos o castigados  por ser alumnos con mala conducta. 

Si se leen con cuidado las precauciones sugeridas por los fabricantes de medicamentos que controlan el TDAH que usualmente contienen el genérico metilfenidato, se encontrará que es un  estimulante del sistema nervioso central que puede producir  efectos secundarios como nerviosismo, dificultad para dormir, mareos, náuseas,  pérdida del apetito, dolor de cabeza, intranquilidad, menstruación dolorosa,  latidos cardíacos rápidos, cansancio excesivo, dificultad o lentitud para hablar, convulsiones, creer cosas que no son ciertas, alucinaciones, tics motrices o tics verbales, depresión, estado de ánimo anormalmente excitado, entre otros. etc.  El metilfenidato puede provocar muerte súbita en niños y adolescentes, especialmente en aquellos que tienen defectos cardíacos o problemas graves del corazón.  Puede hacer más lento el crecimiento y el aumento de peso en los niños. 

Por lo tanto, quienquiera que acepte darle esta medicación a sus hijos debe asegurarse que se hizo un buen diagnóstico y que habrá un estrecho control médico a lo largo de su tiempo de uso. 

Afines:

VIDEO ENTREVISTA "Terapias para todo y para todos" incluye un segmento sobre híperactividad y medicación. Es una entrevista de Pamela Vértiz entrevista a León Trahtemberg en ATV+ con motivo del evento EL RETO DE LA CRIANZA EN ESTOS TIEMPOS  Lima, Perú 22 04 14 https://www.youtube.com/watch?v=ewZ5pFctmu4   

En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/479833358783871?stream_ref=10

Valiosos links con ilustraciones de Caroline Kee (BuzzFeed) que ayudan a entender cómo piensa, siente, actúa una persona con TDAH

17 ilustraciones que son increíblemente ciertas para cualquiera que tenga déficit atencional

19 Illustrations That Sum Up Being In A Relationship When You Have ADHD

CLASES MAGISTRALES NO CONMUEVEN EL CEREBRO  En el año 2010 un equipo de investigadores del Massachusetts Institute of Techonolgy (MIT), en Boston, colocaron a un universitario de 19 años un sensor electrodérmico en la muñeca para medir la actividad eléctrica de su cerebro las 24 horas durante siete días. El experimento arrojó un resultado inesperado: la actividad cerebral del estudiante cuando atendía en una clase magistral era la misma que cuando veía la televisión; prácticamente nula. Los científicos pudieron probar así que el modelo pedagógico basado en un alumno como receptor pasivo no funciona.

“El cerebro necesita emocionarse para aprender”, explica José Ramón Gamo, neuropsicólogo infantil y director del Máster en Neurodidáctica de la Universidad Rey Juan Carlos.  Gamo, que estudia las dificultades de aprendizaje de personas con dislexia o TDAH desde hace más de 20 años, observó que en la mayoría de los casos esos problemas no estaban relacionados con esos síndromes, sino con la metodología escolar. Él y su equipo identificaron que el 50% del tiempo de las clases de primaria en España se basan en transmitir información a los estudiantes de forma verbal, algo que en secundaria sucede el 60% del tiempo y en bachillerato casi el 80%. 

Basándose en diferentes investigaciones científicas y en las suyas propias, concluyeron que para la adquisición de información novedosa el cerebro tiende a procesar los datos desde el hemisferio derecho -más relacionado con la intuición, la creatividad y las imágenes-. “En esos casos el procesamiento lingüístico no es el protagonista, lo que quiere decir que la charla no funciona. Los gestos faciales, corporales y el contexto desempeñan un papel muy importante. Otra muestra de la ineficacia de la clase magistral”, explica Gamo.

http://economia.elpais.com/economia/2016/07/17/actualidad/1468776267_359871.html

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/825218290912041

VIDEOS EXPLICATIVOS

Alumnos le explican a profesores cómo se sienten los niños con TDAH

Pablito un niño con TDAH

TDAH: LAS BASES BIOLÓGICAS DE UN TRASTORNO NEUROPSIQUIÁTRICO Las personas con TDAH tienen el cerebro diferente

VIDEO Carta al profesor de alumno con TDAH https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1470238919743305?pnref=story