Uso de celulares y iphones en clases

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Hace unos 5 años, el uso de celulares en los colegios solía estar prohibido. La comunicación telefónica abierta de los alumnos con el mundo extra escolar era vista como perturbadora. Llamar a la mamá ante cualquier incidente para que ella se presente al colegio a ocuparse del tema era altamente perturbador. Los jóvenes se comunicaban con sus enamorados a toda hora saliéndose de la concentración escolar. Sin embargo, lo que antes era un teléfono celular, hoy en día es un dispositivo multimedia que incluyen agenda, cámara fotográfica, grabadora, acceso a internet, mapas, gps, presentaciones en power point, etc. todas ellas aplicaciones que pueden ser muy útiles como equipo de apoyo para el desarrollo de las clases. Preguntar hoy si se puede llevar un teléfono inteligente o iphone a clase merecería una respuesta renovada respecto a la de la tradicional prohibición.

Actualmente ya hay quienes permiten usar el celular pero no en clase. También hay otros que lo permiten usar en clase siempre y cuando se utilice para los fines que el profesor establezca. Cada opción tiene ventajas y desventajas pero lo cierto es que 1) hay una enorme angustia respecto al tema y dificultad de encontrar la fórmula óptima para nuestros tiempos (y sin duda los alumnos perciben nuestra angustia e inseguridad); 2) hay mucho temor a que los alumnos puedan distraerse y hacer otras cosas debido a que disponen del celular. 

Sin embargo, sería bueno preguntarnos si eso no ocurre actualmente con o sin celular; si acaso los alumnos no se distraen o pierden la atención cuando el profesor no logra captar su interés en clase. Y a la inversa, si acaso cuando el profesor logra mantenerlos interesados en el tema de clase, ¿el celular los saca de esa motivación? Por otro lado, ¿no pasa lo mismo con los adultos en sus reuniones de trabajo, a las cuales acuden con sus celulares y los usan en función al interés que tienen en lo que va ocurriendo en la sesión?

Ocurre que para los alumnos buena parte de la educación escolar de hoy es aburridísima,  tediosa, desfasada para su tiempo y cuando se habla de reformar la educación los decisores asumen que lo que hay que reformar es el currículo o la aplicación de pruebas estandarizadas. Sin embargo, la reforma debería entenderse como una búsqueda de caminos  nuevos para "enchufar" a los profesores con los alumnos, que compartan códigos e idiomas comunes y que trabajen juntos para abordar los asuntos personales, sociales y culturales de los alumnos con una visión de realidad más que de utopías conceptuales que no los preparan para lidiar con los desafíos presentes y concretos de la modernidad.

Si hay reglas como "no se come en clase", "no se interrumpe o conversa con el vecino cuando otro habla", "no se enciende radio en clase", etc. se puede agregar "no se usa el iphone cuando…" ¿Cuál es la diferencia en cuanto a la capacidad de los profesores de establecer reglas de juego y velar porque estas se cumplan?

Por lo demás dentro de 3 a 5 años nadie va a entender de qué se está discutiendo  al discutir sobre el uso de teléfonos inteligentes o tabletas digitales en clase. Es más, cada vez habrá más apoyo a alumnos con deficiencias comunicacionales o discapacidades en audición o visión. Algunos se adelantan hoy y van dando lugar al uso de todas estas tecnologías y otros las tomarán después, pero el alumno interconectado 24/7 ya es una realidad.  No se trata de plantear que usar laptops o tabletas en clase sean la panacea. Hay investigaciones que muestran que eso produce disminución de algunas habilidades de los alumnos. Pero ese es otro tema. De lo que se trata es poner en la balanza los pros y contras del uso actual de los teléfonos inteligentes y tabletas  electrónicas digitales y configurar su eventual uso de tal manera que sea lo más provechoso para la educación de los alumnos de estos tiempos.

Artículos afines

Los gurús digitales crían a sus hijos sin pantallas. En Silicon Valley proliferan los colegios sin tabletas ni ordenadores y las niñeras con el móvil prohibido por contrato

Continuamente los padres piden algunas pautas para saber cómo abordar el uso del teléfono celular por parte de sus hijos. En otros casos hay niños que aún no usan el teléfono celular pero sí otros equipos con juegos y entretenimientos digitales. Acá encontrarán un video orientador de 6' muy útil. #AprendemosJuntos V.O. How do we use the mobile phone in front of our children? Adam Alter, psicologo y conferencista (Si desean el video completo de la entevista de 31' lo pueden encontrar en https://www.youtube.com/watch?v=2qszoZ-GqU8&feature=em-uploademail )

Escolares demandan derecho a usar celulares y facebook en clases

Steve Jobs, Libros Digitales y Educación

Tomadura de pelo: enseñar a los escolares las habilidades para el siglo XXI 

Have Smartphones Destroyed a Generation?JEAN M. TWENGE  SEPTEMBER 2017 ISSUE  More comfortable online than out partying, post-Millennials are safer, physically, than adolescents have ever been. But they’re on the brink of a mental-health crisis.

En España, uno de cada tres niños de 10 años tiene móvil.En el caso de los de 13, el 78,4%, y entre los de 15, el 90%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2014. No existen datos oficiales de cuántos centros educativos usan los móviles en clase frente a los que lo prohíben. Tampoco del número de profesores capacitados para usarlos como herramienta didáctica.

Cómo frenar el enganche al móvil en los mayores de 16 años (sin quitárselo) 

Niños y adolescentes en medios digitales (Asociación Pediátrica Norteamericana)

“Con los preadolescentes, la clave es más bicicleta y menos ‘smartphone”. Bárbara Tamborini y Alberto Pellai son autores de 'La edad del tsunami', un libro en el que se acercan a esta etapa vital poco estudiada y sumamente desconocida. Abusar de las pantallas lastra la inteligencia de los niños. El Pais 26 09 2018 

Una postura contracorriente. Las escuelas están prohibiendo los teléfonos inteligentes. Wahington Post 21 09 2018 Aquí hay un argumento de por qué no deberían y qué deberían hacer en su lugar. Schools are banning smartphones. Wahington Post 21 09 2018 Here’s an argument for why they shouldn’t — and what they should do instead.

Abusar de las pantallas lastra la inteligencia de los niños. El Pais 26 09 2018. Un estudio marca como límite máximo las dos horas diarias de ocio con tabletas y móviles. 

'Schools need to react quickly': Education expert urges smartphone ban (Australia)

Lo que sabemos sobre las pantallas y los niños.  ¿Realmente las pantallas les hacen daño a los niños? La investigación longitudinal espera seguir a 11.800 niños a través de la adolescencia, con estudios anuales de resonancia magnética, para ver si los cambios en el cerebro están relacionados con el comportamiento o la salud. El estudio comenzó en 2013 con veintiún centros de investigación académica; el enfoque inicial era en los efectos de las drogas y el consumo de alcohol en el cerebro adolescente. El proyecto se ha expandido y ahora incluye otros temas, como los efectos de las lesiones cerebrales, la exposición a pantallas, la genética y una serie “de factores medioambientales diversos”. Separar las consecuencias negativas y las positivas en el desarrollo físico del cerebro será muy difícil, dados los muchos factores que están potencialmente en juego: desde los efectos del consumo de marihuana, del alcohol, los cigarrillos electrónicos, las diferencias genéticas, los cambios en casa o la escuela hasta toda la tormenta emocional que conlleva la adolescencia. La mayoría de los padres quizá ya están conscientes de la desventaja más grande del tiempo frente a las pantallas: el grado al que puede desplazar otras experiencias de la infancia, entre ellas el sueño, escalar cercas, jugar al aire libre o meterse en problemas. Aunque muchos padres —quizá la mayoría— seguramente vieron varias horas de televisión al día cuando eran jóvenes. Puede que sus experiencias quizá sean más similares de lo que creen a las de sus hijos.  

Pilar Sordo (2019): "La educación actual forma jóvenes emocionalmente analfabetos". Una mirada cautelosa para entender la educación, desde lo familiar hasta lo social