Estudiar Arte cierra brechas académicas

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Una reciente investigación de la Asociación Nacional de Educación de Estados Unidos (NEA) encontró que si bien los alumnos de NSE altos tienden a rendir mejor que los de NSE bajo en todo lugar y momento de su vida escolar, hay una notoria excepción. Se trata de aquellos alumnos de NSE bajo, en situación de riesgo inclusive, que han llevado intensamente cursos de arte, cuyo desempeño se  coloca por encima de la media nacional. 

El reporte de James Catterall de la UCLA titulado “The Arts and Achievement in At-Risk Youth” se refiere a adolescentes y adultos jóvenes del 25% inferior de la  escala socioeconómica, la cual se mide según los  ingresos familiares, nivel educativo y de empleo de los padres. (Arts Involvement Narrows Student Achievement Gap, Tom Jacobs, Miller-Mccune smart journalism, real solutions 29/03/2012).

Según el reporte, ese grupo tiene una serie de resultados positivos asociados a su dedicación intensa al arte. Inclusive quienes participaban en la banda y los bailes rendían más alto aún respecto al puntaje promedio en las pruebas de suficiencia de matemáticas. Culminada su vida escolar, ingresaban a universidades competitivas en porcentajes mayores que los que no llevaron los cursos de arte.    

Los autores son cuidadosos de señalar que el estudio no establece una  relación causa-efecto. Puede ocurrir que los factores que llevan a los alumnos a  interesarse en el arte son los mismos que los llevan a destacar en otras áreas, pero por otro lado, es posible también que su involucramiento en el arte les provea de motivación y estímulo que producen un impacto también en sus estudios en  otras áreas. Es un tema para seguirlo estudiando (aunque otros estudios sí han encontrado una correlación con causalidad). 

El reporte se basa en datos de cuatro estudios diferentes de los años 1988, 1997, 1998 y 2002 en los cuales se monitoreó alumnos a lo largo de varios años, tres de los cuales inclusive llegaban hasta sus primeros años de adultez. (The National Educational Longitudinal Study of 1988; the Early Childhood Longitudinal Study Kindergarten Class of 1998-99; the Education Longitudinal Study of 2002; y the National Longitudinal Survey of Youth of 1997)

Los investigadores encontraron que 71% de estudiantes de NSE bajo muy involucrados en el arte ingresaron a un college (de al menos 2 años de estudios superiores); 39% culminaban una universidad de cuatro años, contra 48% y 17% de los que no llevaron cursos de arte respectivamente.

También hubo un efecto positivo en el nivel socioeconómico superior, (25% más alto) logrando 3.17 contra 2.97 en las pruebas de suficiencia GPA. En ese grupo 94% fue a la universidad de cuatro años contra 76% de los que no se dedicaron a cursos de arte. Siendo universitarios, el 55% sacaba notas “A” comparado con el 37% de los que no estudiaron arte. 

Finalmente se encontró en todos los niveles socioeconómicos que en promedio, los alumnos que llevaban cursos de arte se volvían ciudadanos más activos y comprometidos con trabajos voluntarios y participantes como votantes y otras diversas formas de compromiso social. 

La conclusión para los decisores políticos es bastante obvia. En las últimas décadas las presiones presupuestales se han focalizado en matemáticas y lectura opacando las artes en muchos colegios. Con ello se ha perdido la posibilidad que los alumnos se expresen mejor a sí mismos y que aquellos que no hayan brillado  en las áreas verbales y numéricas clásicas pudieran hacerlo en el arte y allí tener la  oportunidad de encontrarse a sí mismos. 

Hay suficientes evidencias de que quienes han identificado sus capacidades y  mayor inteligencia en el arte y han tenido la oportunidad de cultivarlas, han logrado  mucho éxito en su vida personal y profesional, cuando menos equiparable al  de aquellos que teniendo habilidades para las ciencias o humanidades las han cultivado como su mejor opción.  

Artículos afines:

Educar en el Arte: un derecho y una necesidad

Balancing Talent: Schools that connect artistic creativity to academic education  As the Times Educational Supplement (TES) states, “It should go without saying that art and design, dance, drama, music and other creative subjects should be an important part of every child’s school curriculum.” Schools that connect artistic creativity to academic education are, evidently, on the right track. By unleashing a child’s innovative spirit, these schools don’t only serve their students a multidisciplinary education, but also grant them the unrelenting freedom to express. But why is self-expression so important in today’s education sector? The answer lies in the foundation of the ‘growth mindset’. Rather than constricting a child’s learning pattern to outdated styles and patterns of thought, otherwise known as a ‘fixed mindset’, a growth mindset gives learners the power to further explore their abilities. 

Inteligencias Múltiples Encasilladas

Estudiar arte mejora el rendimiento en matemáticas

Rol del arte en la educación

Para los niños: mejor Shakespeare que Mozart

GARDNER: Lo Verdadero, lo Bello y lo Bueno 

Profesoras contra la pedagogía tóxica, y el uso del arte para emocionar, requisito para aprender  Las investigaciones sobre neuroeducación demuestran que para activar el deseo de pensar es necesario encender previamente una emoción, y para ello es fundamental despertar la curiosidad. “Hay que comenzar la clase con un elemento provocador, puede ser una frase, un dibujo o un pensamiento; algo que resulte chocante”, indica Francisco Mora, profesor de la Facultad de Medicina de la Complutense y autor del libro Neuroeducación. Solo se puede aprender aquello que se ama. 

Matt Goldman es internacionalmente conocido por ser uno de los tres integrantes, y cofundadores, de la compañía teatral neoyorquina ‘Blue Man Group’. A través de la iluminación, la percusión y las ‘performance’ innovadoras; los miembros de ‘Blue Men’ tratan con frecuencia temas culturales, satíricos y de crítica social. Preocupados por el devenir de la sociedad y la educación, en el año 2006 fundaron en Nueva York la escuela ‘Blue School’. Con una perspectiva innovadora, estos tres artistas emprendieron un proyecto de transformación educativa basado en la creatividad, la neurociencia, la docencia colaborativa y el protagonismo del alumno. La escuela ‘Blue School’  integra tres elementos fundamentales: el pensamiento creativo, la inteligencia propia y colectiva, y la ‘Teoría del dominio del aprendizaje’, del pedagogo estadounidense Benjamin S. Bloom”. Además, incorpora en su programa fundamentos educativos de otras corrientes pedagógicas, como la ‘Filosofía para niños’ de Mathew Lipman, la corriente ‘Reggio Emilia’ italiana y teorías educativas de vanguardia. 

Blue School: de Broadway a las aulas. Matt Goldman, artista y educador