Clases de Arte mejoran la disciplina escolar

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website
Clases de arte (danza, drama, música, artes visuales) en secundaria mejoran la disciplina, estimulan la creatividad, canalizan constructivamente la energía adolescente y les ayuda a entender y analizar el mundo que los rodea,  favoreciendo además el reconocimiento entre pares. Esto es más relevante aún para los alumnos en situaciones de riesgo en los colegios más pobres. 
 
Un estudio longitudinal de 10 años de programas de arte extracurriculares para alumnos de familias de bajos ingresos encontró que los programas de arte atraen a más alumnos en riesgo que los deportes y produce mayores beneficios académicos y evolutivos. Más aún,  los programas de arte proveían oportunidades para comprometer a los padres en el trabajo de sus hijos en maneras que no es  posible con las materias escolares tradicionales. Se involucran en los quehaceres de los hijos, asisten a sus presentaciones y exposiciones lo cual abre múltiples oportunidades para valorar sus logros. (How School Arts Programs Encourage Parental Involvement, Teal Ruland,  neatoday.org, 6/3/2012) 
 
Otro estudio fue realizado por la U. estatal de California (San Marcos) y la oficina de educación de  San Diego, aplicando el programa DREAM (The Developing Reading Education with Arts Methods ), luego de 3 años de operación en 10 distritos con fondos del departamento de educación de EE.UU. 
 
Los investigadores agruparon al azar profesores y alumnos en tres grupos. En el de control los profesores no recibieron entrenamiento;  en el segundo, recibieron una semana en vacaciones; en el tercero, el entrenamiento vacacional y además apoyo semanal en clases. El primer grupo mejoró 25 puntos (2010-2011), el segundo 42 y el tercero 87 en las pruebas estandarizadas (entre 150 y 600 puntos alcanzables). 
El programa entrenó a 123 profesores de 3er y 4to grado para 1,000 alumnos, incluyendo teatro, mímica, danza, canto, títeres, enviando además profesionales del arte a las clases para el coaching necesario (School arts = higher scores, Pat Flynn, 10/02/2012).
 
En suma, usar arte resulta ser otro modo de encontrarle sentido a los textos y entender en qué consiste la lectura y escritura, en vez de limitarse a mirarlos distantes y pasivos en las hojas impresas. 

Artículos afines:

¡Qué belleza!  Cómo puede un profesor cambiar la vida de un niño. Benjamin Zander, director de orquesta.

Versión completa: “Dirigir una orquesta es una buena metáfora para la vida”. Benjamin Zander, uno de los directores de orquesta más reputados del mundo. En este vídeo comenta sus ideas pedagógicas y transmite con pasión su amor por la música. Es además autor de varios libros entre los que destaca el best seller ‘El arte de lo posible’. 

Educar en el Arte: un derecho y una necesidad

Balancing Talent: Schools that connect artistic creativity to academic education  As the Times Educational Supplement (TES) states, “It should go without saying that art and design, dance, drama, music and other creative subjects should be an important part of every child’s school curriculum.” Schools that connect artistic creativity to academic education are, evidently, on the right track. By unleashing a child’s innovative spirit, these schools don’t only serve their students a multidisciplinary education, but also grant them the unrelenting freedom to express. But why is self-expression so important in today’s education sector? The answer lies in the foundation of the ‘growth mindset’. Rather than constricting a child’s learning pattern to outdated styles and patterns of thought, otherwise known as a ‘fixed mindset’, a growth mindset gives learners the power to further explore their abilities. 
 
Inteligencias Múltiples Encasilladas
 
Estudiar arte mejora el rendimiento en matemáticas
 
Rol del arte en la educación
 
El Landó de La Tarumba
 
Para los niños: mejor Shakespeare que Mozart
 
GARDNER: Lo Verdadero, lo Bello y lo Bueno 
 
Profesoras contra la pedagogía tóxica, y el uso del arte para emocionar, requisito para aprender  Las investigaciones sobre neuroeducación demuestran que para activar el deseo de pensar es necesario encender previamente una emoción, y para ello es fundamental despertar la curiosidad. “Hay que comenzar la clase con un elemento provocador, puede ser una frase, un dibujo o un pensamiento; algo que resulte chocante”, indica Francisco Mora, profesor de la Facultad de Medicina de la Complutense y autor del libro Neuroeducación. Solo se puede aprender aquello que se ama. 

Matt Goldman es internacionalmente conocido por ser uno de los tres integrantes, y cofundadores, de la compañía teatral neoyorquina ‘Blue Man Group’. A través de la iluminación, la percusión y las ‘performance’ innovadoras; los miembros de ‘Blue Men’ tratan con frecuencia temas culturales, satíricos y de crítica social. Preocupados por el devenir de la sociedad y la educación, en el año 2006 fundaron en Nueva York la escuela ‘Blue School’. Con una perspectiva innovadora, estos tres artistas emprendieron un proyecto de transformación educativa basado en la creatividad, la neurociencia, la docencia colaborativa y el protagonismo del alumno. La escuela ‘Blue School’  integra tres elementos fundamentales: el pensamiento creativo, la inteligencia propia y colectiva, y la ‘Teoría del dominio del aprendizaje’, del pedagogo estadounidense Benjamin S. Bloom”. Además, incorpora en su programa fundamentos educativos de otras corrientes pedagógicas, como la ‘Filosofía para niños’ de Mathew Lipman, la corriente ‘Reggio Emilia’ italiana y teorías educativas de vanguardia. 

Blue School: de Broadway a las aulas. Matt Goldman, artista y educador