Padres: ¿Para qué ir a la entrevista?

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

PADRES: ¿PARA QUÉ IR A LA ENTREVISTA?


Con frecuencia escucho a directores, tutores y profesores quejarse que los  padres no asisten a las asambleas y entrevistas a las que son convocados. Además suelen culparlos de ser irresponsables y desinteresados de los progresos educativos de sus hijos. Rara vez los escucho reconocer  autocríticamente -donde corresponda- que las asambleas son tediosas y aburridas, y que las  entrevistas son un mar de quejas vergonzantes sobre los hijos.

Veamos. Supongamos que una pareja de padres preocupados genuinamente  por sus hijos son invitados a una entrevista con la tutora escolar al final del  trimestre. En esa entrevista la tutora les dice a los padres: su hijo “está mal en matemáticas e inglés” (cosa que ellos mismos podrían leer en la libreta sin necesidad de la tutora). Les dice también que su hijo no hace tareas, no estudia lo suficiente. Por último, la tutora les dice que deben ocuparse más de sus hijos para que cumplan en casa las consignas que les da el colegio (pese a que al matricular al alumno el colegio se compromete a brindar una educación  personalizada de calidad, lo que incluye encaminar a su hijo por el mundo del estudio y cumplimento autónomo de sus obligaciones escolares).

En suma, el colegio culpa a los padres de no ocuparse de sus hijos, de no brindarles el apoyo y las terapias necesarias, de no castigarlos o presionarlos  lo suficiente para que estudien, se porten bien y hagan las tareas. En otras palabras, les dice que son malos padres. ¿Alguno de ustedes, queridos   colegas, quisiera regresar al colegio para asistir a otra entrevista que los va a humillar y avergonzar como padre o madre? Yo no iría más.
En cambio, si la tutora los citara a medio trimestre, no para hablar de notas sino  para conversar juntos sobre cómo se siente su hijo en el colegio, cómo se  ubica socialmente, qué les preocupa sobre él, cuál es la mejor manera en la  que ambos -la tutora y los padres- pueden acompañar a su hijo haciendo cada  uno su parte para que esté atendido, estimulado y bien orientado ¿asistiría? Definitivamente, yo sí.

Artículos afines

Padres: quejas y presiones sobre los colegios