Diversificar amplía la mente

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Hay una tendencia generalizada en los profesionales a avanzar en sus carreras académicas y profesionales haciendo capacitaciones y estudios complementarios de posgrado en temas que están dentro de su campo de especialidad. El paradigma cultural ya instalado de la importancia de la educación continuada se asocia automáticamente con la híper-especialización en el campo que uno ya conoce y en el cual se desempeña.

 

Eso tiene cierto sentido para los expertos que quieren profundizar en un área de investigación. Pero para muchos profesionales y especialmente administradores, gerentes y docentes, puede resultar mucho más productivo para ampliar sus horizontes mentales, estudiar o experimentar actividades en otras áreas que no sean las de su especialidad.

 

Por ejemplo si un matemático dedicase un poco de tiempo a hacer trabajos manuales de artesanía, o un historiador hiciese un taller de astronomía, o un artista intentase explorar el mundo de la genética, o un gerente financiero incursionara en el análisis literario de la obra de Neruda ó García Márquez, es muy probable que viva la experiencia de un shock de aprendizaje capaz de remover la matriz de pensamiento con la que suele abordar sus problemas cotidianos.    

 

Para profesionales de las ciencias, administración y economía, estudiar temas de psicología, literatura, sociología, filosofía y arte puede resultar intelectualmente muy estimulante. Es de esperarse que al quitarse los anteojos del sesgo profesional propio y ponerse los de otros, amplíen la visión del mundo sobre el cual actúan   cotidianamente.

 

En suma, la idea es hacer aquello que normalmente no hacen para así ampliar y  diversificar las herramientas conceptuales con las que observan la realidad y alimentar su quehacer rutinario con nuevos recursos intelectuales y emocionales.

 

A lo largo de mi vida profesional he podido observar el efecto estimulante que tiene para los profesionales y académicos vivir este tipo de experiencias, en particular –para el caso de los directores escolares y docentes- algunas que voy a mencionar a continuación.

 

1). Participar en talleres de creación literaria, científica, artística, danza, artesanía, manualidades, -en realidad no importa cuál-, lo que obliga al profesional a:   
a) Hacer algo que no sabe hacer y sentirse obligado a aprender, sin la defensa que le da el hecho de ya conocer el tema o la actividad. Exige vencer las resistencias  hacia lo desconocido, comportarse como un aprendiz.
b) Vivir la experiencia social de interactuar críticamente con otros, trabajar en  equipo, en el cual pueda compararse y ver cómo otros logran más o logran menos que  uno.
c) Vivir la experiencia de sentirse frustrado porque algo “no me sale”, o en cambio  el placer de sentir que “me salió bien”.
d) Descubrir un eventual hobby

 

2). Otro ejemplo es el de participar de un taller de desarrollo corporal-emocional, al   estilo de lo que permite el circo-teatro “La Tarumba”, que motive a caminar en  zancos, hacer magia ó malabarismos, usando el cuerpo como herramienta de   trabajo, expresión y aprendizaje.

 

3). También puede ser útil hacer una actividad actoral que lo lleve a actuar para “ser el otro”, del tipo role-playing, sobre los temas familiares y sociales que afectan  a los alumnos o los hijos (tensión familiar, divorcios, incomunicación, drogas, alcohol, obsesión por la computadora, etc.). Esto ayuda a conectarse de un modo más vivencial con esos temas. 

 

En general, se trata de aprender una diversidad de disciplinas, entrar a mundos desconocidos y con ello producir un choque mental que lleve a los profesionales a que procuren incorporar los saberes y visiones adquiridas de otras especialidades. Esto es particularmente relevante para el mundo de los educadores que tienen que mantener muy activo su vínculo con el mundo de los aprendices.

Hacerlo,  beneficiará tanto a cada cual como a las instituciones en las cuales trabajan. 

 

Artículos afines en

 

Des-especializarse
http://www.trahtemberg.com/articulos/1595-des-especializarse.html

 

GARDNER: Lo Verdadero, lo Bello y lo Bueno
http://www.trahtemberg.com/articulos/1586-gardner-lo-verdadero-lo-bello-y-lo-bueno.html

 

Trabajos manuales revalorizados
http://www.trahtemberg.com/articulos/1479-trabajos-manuales-revalorizados.html

 

Ir construyendo el futuro
http://www.trahtemberg.com/articulos/1319-ir-construyendo-el-futuro.html