Ingreso apurado, rendimiento disminuído

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

El Minedu norma que los alumnos que ingresen al 1er grado deben tener 6 años cumplidos al 30 de junio. Las cifras del censo escolar 2007 muestran para el  primer grado lo siguiente: alumnos con 4 años (548), 5 años (58,177), 6 años (450,424), 7 años (73,808), 8 años (12,189), 9 ó mas años (8,342). Total  603,488 alumnos. Si asumimos un reparto homogéneo de nacimientos, al 30 de junio habría en 1er grado 225,212 alumnos menores de 6 años, que sumados a los que tienen 4 y 5 años da un total de 283,937 alumnos.

Si se aplicara la norma vigente para muchos colegios privados peruanos de tener 6 años cumplidos al 30 de marzo, tenemos que en la escuela pública asisten a 1er grado 548 + 58,177 + 112,606 = 171,331 alumnos (o sea 28.4% del total) que no serían admitidos por inmaduros al 1er grado en los colegios privados peruanos o en la educación pública de diversos países de la región.

Agreguemos a eso que los alumnos que asisten al 1er grado estatal  en el Perú solo en parte asistieron al aula de 5 años, y en su gran mayoría no lo hicieron a las de  3 y 4 años como sí sucede con los hijos de los niveles socioeconómicos medios y altos. Encontramos entonces que por desfase de edades por parte de los asistentes a la escuela pública, sus desempeños no pueden ser comparables con los de los alumnos que asisten a la educación privada con educación inicial completa. Además, exigirles capacidades para las cuales no están maduros a muchos los condena al fracaso.

Frente a este panorama, hay algunas opciones complementarias: 1) corregir los requisitos de edad cumplida para los postulantes al primer grado de modo que los niños lleguen más maduros, con 6 años cumplidos. 2) Convertir el primer  grado en un año de aprestamiento, al menos el 1er semestre, y diferir las exigencias propias del 1er grado para el 2do semestre, para asegurarse que todos los alumnos estén maduros y aprestados antes de iniciarse en la lectoescritura. Ambos reducirán el fracaso escolar.

OTROS AFINES

Reading Instruction in Kindergarten: Little to Gain, Much to Lose

Research finds no advantage in learning to read from age five