Es preferible copiar que memorizar

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Los reyes de la copia son aquellos profesores que recitan año a año y sección tras sección la misma clase tomada de sus libros o apuntes

Si un equipo de Indecopi ingresara a un salón de clases común y corriente para revisar los exámenes, trabajos o tareas y aplicase la ley, tendría que sancionar a la mayoría de los alumnos y profesores por violar las normas de la propiedad intelectual. Todos copian de las enciclopedias, libros, cuadernos y comprimidos, sin citar además al autor.
Recuerdo un programa de radio en el que me reuní con un profesor, un padre de familia y un abogado para hablar sobre esta reiterada costumbre de los alumnos de copiarse en los exámenes. Alarmados mis tres interlocutores hablaban de la necesidad de frenar esta actitud por inmoral y corrupta. A mi turno discrepé sosteniendo que aquel alumno que copia, muestra un nivel de iniciativa y eficiencia muy superior al de sus compañeros. Porque si lo que el profesor quiere es que el alumno reproduzca en el examen aquello que aparece en el cuaderno o el libro, ¿por qué habría de perder el tiempo memorizándolo? Es preferible que lo copie directamente de la fuente. Así se asegura además que será una copia fiel del original, para beneplácito del profesor. No olvidemos, por si acaso, que aquel alumno que memoriza el contenido del cuaderno también está copiando, porque aprender de memoria lo que el profesor dictó significa fotocopiar en la mente el contenido del cuaderno, para después reproducirlo en el examen. Nuevamente, más eficiente es copiar directamente del cuaderno al examen. ¿Quieren que el alumno no copie de su cuaderno o comprimido? Es muy fácil. No le hagan preguntas que se puedan contestar copiando.
¿Por qué se copia el alumno? Primero, porque se puede aprobar copiando. Segundo, porque no entiende. Memorizar o copiar le permite aparentar que aprendió. Tercero, por inseguridad. Si teme que el profesor no valora sus ideas, no se atreverá a decir lo que piensa y apelará a lo que dictó el profesor, lo cual tratará de memorizar o copiar. En cuarto lugar, por hartazgo. Si los alumnos se sienten desperdiciados porque no se les exige pensar, saldrán del paso copiándose. Entonces, así como cometer un foul en un partido de fútbol es una trasgresión sancionable pero no calificable de inmoral, copiar en un examen también es una trasgresión pero no una inmoralidad. Más inmoral es el profesor que se cree Dios y que su santa verdad debe ser grabada en la mente de los niños cual doctrina infalible e incuestionable.
¿Quieren hablar de pedagogía moderna, de reforma educativa, del desarrollo de la creatividad y del espíritu crítico e innovador? Hablemos de esta sistemática agresión a la mente humana que deviene de obligar a los niños a convertir su cerebro en un inútil disco duro que almacena información sin que se le provea del software mental que le permita sacarle provecho. No pretendo decir que no haya que memorizar nada, sino que la memorización como estrategia habitual de aprendizaje es retrógrada. Por lo demás, lo realmente relevante se memoriza sin ningún esfuerzo, en la medida que se use en contextos en los que tenga algún sentido.
Finalmente si queremos ser honestos, tendremos que reconocer que los reyes de la copia son aquellos profesores que recitan año a año y sección tras sección la misma clase tomada de sus libros o apuntes, porque a fin de cuentas, el buen maestro es aquel que nunca hace dos clases iguales, porque no hay dos alumnos ni grupos iguales. Si un maestro no es capaz de adecuar su enseñanza a cada grupo diferente, es porque asume que todos los alumnos son iguales, es decir, no existen como individualidades. Entender eso está en la esencia de la pedagogía moderna.

Artículos afines:

«Un alumno que copia es un corrupto» Miguel Ángel Escotet,director de RSC de Abanca y exdecano de la Universidad de Texas alerta de una cultura del engaño. (LT: Deja que pensar la asimetría de esa generalización y si poner el foco crítico solamente en el que copia y sancionarlo resuelve los problemas de la copia. En TED sostuve que "si no quieres que el alumno se copie, no le hagas preguntas que se puedan responder copiando; tiene cerebro para pensar". No para justificar la copia, sino intentar ver la   clase como un ecosistema que vincula a profesores, alumnos, temas, metodologías, evaluaciones, sinergias, interacciones, etc. que deben verse como conjunto para resolver los problemas que los aquejan. Por ejemplo, si un niño tiene miedo que le van a dar una paliza si sale desaprobado y decide copiar ¿es solo su culpa esa copia “en defensa propia”, al optar por el mal menor? O por otro lado, un profesor amenazante, distante, que no prepara sus clases y pruebas a conciencia, (las copia del texto del curso) no se esfuerza por que los alumnos entiendan, piensen y no necesiten copiar para exponer sus argumentos ¿es parte del problema?. La copia es un asunto que merece estudiarse mejor y contextualizarse si es que quiere erradicarse, y no limitarse a castigar a quien se copia. Habría mucho menos copia si se hicieran clases más  interesantes, activantes del pensamiento, capaces de generar condiciones para que el pensamiento original de los alumnos sea valorado. También copiarían menos si existiera un sistema de consultas que acompañe mejor al alumno que tiene dificultades para entender mejor aquello que se le exige aprender).